Volver a la portada
Celebración del Corpus Christi 2009
Actualizado: 14/06/2009
 

El 11 de junio, la Iglesia local celebró la fiesta de Corpus Christi; una tradición sólida de la ciudad, donde diversas calles tuvieron altares confeccionados por grupos apostólicos.

El padre José Luis Canto Sosa ofició la misa de las seis de la tarde, preámbulo de la ofrenda de los frutos primiciales: alimentos de la tierra, en mesas y ventanas.

En la tarde del jueves, grupos de fieles colocaron las mesas. A las seis, la liturgia en el templo de San Luis Obispo. La salida del Santísimo, en manos del párroco, a las 7:30 p.m.

Ceremonia en el altar de la calle 17
 
Ofrenda, en el domicilio de la familia González-Castellanos (en la calle 20)
Celebración eucarística en la parroquia
   

Decenas de católicos, encabezados por acólitos y ministros, siguieron el vehículo que transportó al Santísimo por "el callejón", bajando hacia la calle 22; en un costado de la 17, la multitud se detuvo, y el sacerdote comenzó el rito, frente al primer altar.

El recorrido continuó sobre la calle 22. La gente dobló hacia la 23, donde en la puerta de la casa de la familia Rodríguez Sánchez fue repetida la ceremonia. Lo mismo sucedió, en el altar ubicado al final de la misma calle, en confluencia con la 20. De aquí, se siguió al norte. La familia González-Castellanos preparó su ofrenda de motivos frutales. Más adelante, cerca de la tienda de Lupita Carvajal estuvo otra mesa.

La marcha llegó a la esquina de las calles 20x15; en ésta, también se colocó un altar; como en la esquina de la tienda "Las quince letras", cerca de los semáforos.

Los fieles entraron, de nuevo, por la calle 22, rumbo al "callejón" (17) y se trasladaron hacia la entrada de la parroquia, donde a las nueve de la noche concluyó la procesión, con el ritual correspondiente.

 
Inicio del recorrido
Mesa en la calle 15
 
 
Fotos: Santiago Canto Sosa; 2009