Volver a la portada
Visita de la Reliquia de Santa Clara de Asís
12-01-2004

Orden de las Clarisas

 
Haz clic en las imágenes y subtítulos para leer la información y notas del acontecimiento
Haz clic
Haz clic
Haz clic
Haz clic
Haz clic
Haz clic
Haz clic
Haz clic
 
 

Origen de la Orden de las Damas Pobres (Clarisas). Después de que Santa Clara se consagró a Jesucristo por los consejos de San Francisco, su misma forma de vida sirvió de estímulo a muchas y de ejemplo a innumerables jóvenes, ya que el buen olor del ungüento encerrado en aquel convento perfumaba la Iglesia entera, así nuevos monasterios o conventos de la Orden de Santa Clara surgían por todas partes: Italia, Francia, Alemania, España, África, Asia, Oceanía, y en América Latina: El Salvador, Colombia, Perú, Bolivia, Uruguay, Paraguay, Venezuela, Honduras, Cuba y México.

     

En nuestro país, el primer monasterio de Santa Clara fue fundado en 1568; fue hasta el 22 de noviembre de 1573 cuando se reconoció y aprobó esta fundación por la Santa Sede.

Contamos con 190 monasterios de Hermanas Clarisas Franciscanas distribuidas en los cinco continentes, entre ellas nos encontramos nosotras: Hermanas Clarisas Franciscanas de Calkiní, que llegamos a la Diócesis de Campeche el 27 de octubre de 1980, siendo siete Hermanas, que con gran alegría y generosidad dejábamos el protomonasterio de Santa Clara de la Ciudad y Diócesis de México, nuestro monasterio de origen.

El 23 de enero de 1981 se llevó a cabo la erección canónica de nuestro monasterio, quedando como nuestra primera morada la “Casa del Teniente del Rey”, ubicada en la calle 59 No. 36, en el centro de la ciudad de Campeche. El 24 de julio de 1982 tuvimos que dejar nuestra casa para trasladarnos al convento de Calkiní. A partir de esa fecha, éste ha sido nuestro pequeño mundo, en donde Nuestro Señor Jesucristo nos ha multiplicado.

Actualmente, somos 24 Hermanas que continuamos alegres el proyecto evangélico de nuestros fundadores San Francisco y Santa Clara de Asís, viviendo la vida contemplativa en la oración, trabajo y vida fraterna, apoyando a la Iglesia y al mundo entero, en especial por nuestra Diócesis.

 

Información e imágenes proporcionadas por Sor María Bernardita, Superiora del Monasterio de Santa Clara, de Calkiní. Fotos: Santiago Canto Sosa