Calkiní, 16 de junio de 2022
 
Primer Aniversario Luctuoso de María Martha Galván Mata
Semblanza de María Martha Galván Mata (1955-2021)
 

El 20 de junio se cumplirá el Primer Aniversario Luctuoso de María Martha Galván Mata, persona muy apreciada en el Camino Real y en diversas localidades del país. Por tal motivo, su familia extiende una invitación para asistir a la Misa en memoria de doña Martha (1955-2021) que se llevará a cabo el próximo lunes, a las 8:00 pm., en la Parroquia San Luis Obispo de esta ciudad. Como se sabe, Galván Mata destacó en el deporte y gran estimación de parte de derechohabientes de la Unidad de Medicina Familiar del ISSSTE, donde laboró desde 1986 hasta su jubilación hace algunos años.

María Martha Galván Mata (30/11/2011).
 

Ella nació en San Luis Potosí, el 11 de noviembre de 1955. Radicó en Calkiní durante medio siglo. Tuvo cuatro hijos, frutos de su matrimonio con Fidencio Ramón Jesús Escalante: Éricka, Natalia, Dayra y Ramón.

Hizo estudios de Contador Privado y de Auxiliar de Enfermería.

Recibió reconocimientos y estímulos por su vocación y desempeño en la atención a la salud de los derechohabientes del ISSSTE, como en el 2010 cuando viajó al D.F. en la conmemoración de los 50 años del instituto.

Fue una deportista de mucho éxito; no hubo campeonato en que no obtuviera un reconocimiento, ya sea por bateo o fildeo. En 1970 fue la mejor short stop del Distrito Federal.

En 1990, en Calkiní, por amor al deporte de su preferencia, integró un equipo de jovencitas de 14 y 15 años, en contraste con la edad que tenía: 35. Jugaron su primer partido representando al Ayuntamiento en un campeonato estatal; se adjudicaron el campeonato, y Martha ganó el campeonato de pitcheo y de carreras producidas. En el segundo campeonato estatal quedaron en 2° lugar.

El 30 de noviembre de 2011, al conmemorarse el XCIII Aniversario de la Titulación de Calkiní como ciudad, el Ayuntamiento y el Comité Organizador de la XX Feria Artesanal y Cultural le otorgaron la "Medalla al Mérito Deportivo".

 

 
 
Texto y fotos: Santiago Canto Sosa.