Volver a la portada

En solemne Misa, el Obispo hace un llamado a la paz y no violencia

Nota del 17 de febrero de 2014.
 

Sábado 15 de marzo de 2014.-

Con un llamado a la paz y la no violencia, el Obispo de Campeche Mons. José Francisco González Gonzaléz, ofició su primera misa en esta ciudad como Nuevo Pastor de la Grey Campechana, en solemne celebración que tuvo lugar en el templo de San Luis Obispo, ante numerosos feligreses, conformados por grupos de niños, jóvenes, adultos, religiosas, seminaristas, monaguilos y otros.

 
 

El Señor Obispo hizo su entrada al recinto católico antes de las 12 del mediodía. En la puerta, grupos de jóvenes lo recibieron con porras, y amablemente los saludó de mano; seguidamente, inició su recorrido hacia el altar, saludando a los feligreses, demostrando con este gesto humildad y sencillez. El coro de "Voces y guitarras" entonaba el cántico de entrada; acompañaban al Obispo el párroco Pbro. José Luis Canto Sosa, así como los concelebrantes Inocente Flores Dominguez, Alejandro Uc (Responsable y Director Espiritual, respectivamente, del Curso Introductorio "Santa María de Guadalupe" de esta ciudad; Fray David Pool Paredes, Hermanas Clarisas, ministros y otros.

En su mensaje, el Pastor de la Iglesia en Campeche mencionó: Hermanos y hermanas, la fe, la fe entre más raíces tiene más frutos da, por eso la fe puede ser activa operante. Estamos aquí en una iglesia que fue seguramente construída por una gran fe; basta ver una grande fe, porque  hace tiempo no había varillas, cemento, arquitectónicamente no había estudios especializados, ni equipo sofisticado como tenemos ahora; no había carreteras, ni población, no había, no había; sin embargo, la fe grande hace  construcciones grandes; sin embargo, con una gran fe se logró. Ahora vemos grandes construcciones que con un simple temblor o lluvia se cuartean por pedazos, ahora vemos construcciones  hechas con menos pericia profesional, porque cuando hay una fe firme, que tiene raices firmes, permanece firme; los frutos son volátiles, arrancados del árbol porque no están arraigadas al árbol, el viento se las lleva; cuando no hay una fe en Cristo la  hace una fe inoperante, cuando nos caemos, porque no hay un verdadero  enraizamiento de la fe.

 
 

La lectura del Evangelio nos invita y dice dice Dios yo quiero ser para ti señor padre,  te voy a cumplir mi mandamiento si tú los cumples vas a vivir, y tú vas a ser pueblo de mi propiedad. Quiere decir: engánchate en Cristo; así como la novia y novio, esposo-esposa, tienen enganche efectivo proque se quieren, así tambien Dios quiere un enganche efectivo con nosotros y nos dice: eres pueblo de mi propiedad y afectivamente se engancha con nosotros. No es lo mismo una joya valiosa, un anillo, una  prenda, que era de tu abuelo o abuela; vale más eso o un carro; a lo mejor lo llevas a empeñar al monte de piedad, efectivamente esa prenda que era de tus abuelos tiene un valor incalculabe. Dios nos quiere como una prenda más, afectivamente somos de su propiedad, se engancha con nosotros y nos adopta como hijos suyos, por eso el Evangelio nos dice: Ustedes no vivan como los antiguos que decían: ama a los que te caen bien, odia a tu enemigos o como decía la ley del talión: "ojo por ojo, diente por diente". Cristo supera en la nueva alianza la dinámica de la venganza; la ley del talión dice: no te dejes, no aparezcas como debilucho o  tonto, haz amigos, no odios.

Los seguidores de Cristo van por el lado de la paz; la violencia no se vence con más violencia, qué pasa con la violencia en Mexico: queremos vencer la violencia con más violencia; hay que vencer el mal con el bien. San Juan de la Cruz, Santo del siglo XVI, dice: "siembra amor  y cosecharás amor; hay que vencen el mal con el bien". Vemos abusos de todo tipos: físicos, verbales,  sexuales; en la ciudad de México, si sales a ciertas horas tienes  miedo de que te roben hasta tu sombra, porque hemos dejado que la violencia crezca, hace falta más gente con paz, la paz, no hace nada, es más fuerte la violencia, pero la paz  con fe hace grandes obras. Hoy qué tipos de películas y videos vemos, de violencia; qué tipos de deportes se practican, se dan con todo; en la Navidad se regalan juguetes violentos; hay que tener la confianza entre esposa y esposo. Tenemos un corazón que no ha querido amar en la paz; Cristo nos dice amar, nos ama con paz y amor, hay que descubrir los ojos, rezar por los violentos para que  hayan pacíficos. Verdaderamente tenemos  un Dios que da la lluvia y oxígeno para buenos y malos, que nos ama a todos, a pesar de que no amamos a todos con  la misma proporción como Él nos ama. Santa María Aloque nos dice:  ese es el sagrado corazón de Cristo que da frutos, optar por la paz; hay que ser agentes de paz, demostrémosla que Dios nos ayude para que nos dé una vocación religiosa de paz y bienestar...

 
 

Al término de la celebración, después de impartir su bendición, el Obispo agradeció al párroco y a los grupos que se organizaron para que esta celebración saliera con éxito. "Rueguen a Dios por las vocaciones, den gracias a Dios por este gran misterio, ya que Cristo devuelve al ciento por uno", finalizó.

Para concluir, posó para la Foto del Recuerdo.

El coro de "Voces y Guitarras", que dirige Armando Caamal Matos, tuvo a su cargo los cantos de la celebración.

Asistieron a la ceremonia autoridades civiles: el presidente municipal, Víctor Hugo Baltazar Rodríguez; la presidenta del DIF, Gabriela Huchín Cámara; los diputados Adalberto Canto Sosa (y esposa) y Carlos Martín Ruiz.
 
 
 
 
Texto y foto 3: Carlos Fernández Canul / Fotos (1, 2, 4 y 5): Santiago Canto Sosa