Volver a la portada

Misa y Procesión en honor de la Virgen de Fátima

Nota del 14 de mayo de 2014
 

Calkiní, 13 de mayo de 2014.- Con un llamado a la conversión de la fe, el rezo del Rosario por la paz del mundo y hacer penitencia, se pronunció este mediodía el párroco Jose Luis Canto Sosa, al celebrar solemne eucaristía con motivo de conmemorarse hoy las Apariciones de la Virgen de Fátima.

Ante un salón social improvisado como capilla, tuvo lugar la Misa en el populoso barrio de Fátima, ante numerosos creyentes que abarrotaron el mencionado recinto.

 
 

Dentro del marco de la tradicional fiesta de Fátima, y al ajustarse el 62 aniversario de su creación, poco antes hizo su entrada el Gremio procedente del domicilio de la familia Bolívar Moreno, para después dar inicio el acto católico. Acompañaron al celebrante el Pbro. Inocente Flores Domínguez (del Curso Introductorio "Santa María de Guadalupe") de este lugar, ministros, seminaristas, acólitos y numerosos fieles.

En su mensaje, Canto Sosa destacó: hoy celebramos a nuestra Señora de Fátima, que nos recuerda sus apariciones en Cova de Iria, Portugal, a los 3 pastorcitos Lucía, Francisco y Jacinta, el 13 de mayo de 1917. En esta  aparición ella les pide el rezo del rosario todos los días, para traer la paz del mundo y el final de la guerra (en ese entonces era la 1a. Guerra Mundial); fue en esta aparición donde habían muchos enfermos y se realizó el Milagro del sol y en el que había más de 70 mil personas. Hay que recordar que cuando sufre el atentado el Papa Juan Pablo II, cuando una bala le atravesó su cuerpo, él le ofrece la bala, la cual es colocada en la corona de la Virgen en Cova de Iria, por lo que esto nos permite una verdadera conversión, hacer penitencia y rezar el rosario para poder imitar el mensaje que la Virgen nos pide.

Para culminar con la celebración, se realizó una nutrida  Procesión que recorrió las calles aledañas al populoso suburbio, acompañada con la música del Mariachi "San Diego", el tronar de voladores y mucho calor humano.

 
 
 
 
Fuente y fotos: Carlos Fernández Canul, 13 de mayo de 2014