c  
 
Volver a la portada

Celebran el Corpus Christi con Solemne Eucaristía y Procesión

Nota del 23 de junio de 2014.
 

19 de junio de 2014. (Carlos Fernández Canul).- Este jueves por la tarde/noche, numerosos feligreses celebraron el Cuerpo y Sangre de Cristo, con solemne Eucaristía que tuvo lugar en el templo de San Luis Obispo, oficiada por el párroco José Luis Canto Sosa, quien estuvo acompañado por ministros, acólitos y representantes de grupos católicos.

En su mensaje, Canto Sosa recordó el motivo de esta solemnidad:

 
 

Hoy se celebra la fiesta del Corpus Christi, la cual es la más importante de la Iglesia Católica. Según el Evangelio de san Juan (6, 51-58), Jesús dijo a los judíos: "Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo; el que coma de este pan vivirá para siempre... Mi carne es verdadera comida  y mi sangre es verdadera bebida; el que come mi carne  y bebe mi sangre, tiene vida eterna...". Por eso es importante acercarnos a  Jesús por medio de la Confesión y la Eucaristía.

En la Misa estuvieron presentes varios niños que van a hacer próximamente su Primera Comunión, y el P. Canto Sosa los invitó a que no sea por única vez que reciban a Jesús, sino que sea la primera de muchas otras ocasiones. Continuó el P. José Luis, mencionando a san Pablo que dice que Cristo nos une por su sangre y por su pan, formando así un solo cuerpo al comer todos del mismo pan; e invitó a todos a comulgar y visitar a Jesús al menos una hora  a la semana en la Capilla de la Adoración Perpetua, donde está presente durante las 24 horas del día.

 
 

La solemnidad del Corpus Christi tiene sus orígenes en el movimiento eucarístico promovido desde el año 1248 por santa Juliana, en Lieja, Bélgica, y en el milagro eucarístico de las ciudades italianas de Bolsena y Orvieto, ocurrido en el año 1264, cuando durante la consagración una hostia sangró hasta empaparse un lienzo corporal. Una vez comprobado este acontecimiento, el papa Urbano IV (1261-1264) instituye esta solemnidad en la Iglesia Universal, asignando esta fecha 60 días después del Domingo de Pascua, por lo que los exhortó a participar día a día de la sangre y carne de Jesús durante la Eucaristía...

Al concluir la Celebración Eucarística, el párroco Canto Sosa, con el Santísimo Sacramento en las manos, inició la tradicional procesión que salió del templo de San Luis Obispo, para recorrer las principales calles del centro histórico de la ciudad de Calkiní. Como ya es tradición, grupos y movimientos apostólicos parroquiales instalaron siete altares en igual número de hogares.

 

Durante la procesión, el sacerdote fue colocando en cada uno de los altares la custodia con la Sagrada Hostia; arrodillado, fue recitando unas oraciones, para después continuar el recorrido de  los demás altares que estaban adornados con frutas, verduras y flores de la región, así como con piezas de pan.  

Al concluir la procesión, se impartió en el templo parroquial la bendición con el Santísimo Sacramento a todos los presentes; y, posteriormente, se reservó en el Manifestador de la Capilla de Adoración Perpetua.

¡En los cielos y en la tierra sea por siempre alabado el Santísimo Sacramento del Altar!

 
 
 
Texto y fotos (1, 3 y 5): Carlos Fernández Canul / Fotos (2 y 4): Oficina Parroquial