c  
 
Volver a la portada

Emulan a Jesucristo con Lavatorio de los Pies, en Jueves Santo

Nota del 29 de marzo de 2013.
 

Jueves 28 de marzo de 2013.- Hoy por la noche fue emulado una vez más el gesto de humildad que Jesús realizó hace más de dos mil años, en que lavó y besó los pies de sus apóstoles; ante una plaza cívica, abarrotada por cientos de feligreses, que presenciaron el tradicional ritual del Lavatorio de Jueves Santo.

La ceremonia inició con la entrada en procesión de acólitos, ministros y celebrantes, que se dirigieron al altar situado en el teatro de la plaza para comenzar con el solemne oficio.

ACTIVIDADES DE LA SEMANA SANTA 2013

 

 

En el intermedio de la celebración, los presbíteros José Luis Canto Sosa (párroco de la ciudad) y Jaime Jimín Kim (vicario auxiliar), recordaron el gesto de humildad de Jesús: sofaina en mano, agua y jabón, lavaron los pies a seis adultos y 6 jóvenes que representaron a los 12 apóstoles, iniciando con esto los ritos más importantes de la Semana Santa.

En su mensaje, Canto Sosa mencionó: En este Jueves Santo estamos celebrando el mandato del amor, que Jesús nos dejó como son el alimento de su cuerpo y sangre, la institución de la Eucaristía  y el Sacerdocio.  Él escogió a hombres de la comunidad para hacer que se cumpla lo que él hizo; recordemos: "hagan esto en memoria mía", ya que al lavar los pies a los discípulos nos da el ejemplo de servicio para los que nos rodean. Cuando Pedro le dice: "Maestro, no vas a lavar mis pies? Y le contesta: si no te lavo, no tendrás conmigo un lugar; y le responde Pedro: Maestro, no solo los pies sino hasta las manos.

El padre José Luis continuó: Acto de divinidad de lo que Jesús nos ofrece para que tengamos la vida eterna a través de la gracia de la Eucaristía. Va a llegar un  momento que ante las necesidades de los enfermos hubo cierta reserva, pero más adelante se les llevó hacia ellos. En 1964, se instaura a través del Concilio Vaticano II para afirmar que el Cuerpo de Cristo es la fuente y el culmen de la vida cristiana.

 
 

Jesús nos da su vida, y debemos dar gracias a Dios que Calkiní tiene muchas vocaciones sacerdotales, porque ellos serán los administradores de la gracia de Dios. Debemos fomentar las vocaciones, para prolongar la presencia real de Jesús; él nos dice: "Amen como yo los amo".

Y que Calkiní siga dando frutos abudnantes, pidamos al Señor.En este año de la Fe nos invita a tener más confianza en Dios y con un solo un propósito: seguir el modelo de Cristo y que cada día haya interés de seguir su ejemplo...".

Al concluir la celebración, el Santísimo Sacramento fue llevado en procesión hacia su capilla en el templo parroquial; de igual manera, lo hicieron los representantes de las distintas capillas de la ciudad, donde será venerado hasta las 12 de la noche.
 
 
 
 
Fuente y fotos (1 y 3): Carlos Fernández Canul / Otras fotos (2 y 4): Santiago Canto Sosa