Calkiní, 26 de septiembre de 2010
 
Actitudes positivas en tiempos difíciles

Por Teresita Durán Vela

 

Los efectos del cambio climático están causando catástrofes en diversos puntos del planeta. Las lluvias junto con las tormentas tropicales y los huracanes, han ocasionado inundaciones en diversas comunidades del país; principalmente en estados como Tabasco, Veracruz, Chiapas, Oaxaca y en dimensiones menos alarmantes en los municipios del sur de Campeche.

 

La temporada de huracanes sigue su curso, las próximas semanas continuarán siendo de riesgo para gran parte del territorio nacional y ruta segura por la Península de Yucatán; por tanto, los campechanos habremos de atender los boletines informativos, seguir con atención las medidas de prevención y alerta, extremar precauciones para evitar daños mayores.

Por otra parte, las acciones de protección civil y el esfuerzo voluntario de los vecinos de los lugares afectados, se conjunta para atender a los menores de edad, adultos mayores, personas enfermas, mujeres embarazadas y personas con discapacidad, para ponerlas a salvo. Es un acto solidario.

Estos tiempos son difíciles para miles de familias, en aquellos sitios afectados por los meteoros, el riesgo sanitario es latente y las pésimas condiciones para el acceso y la comunicación, se agrava día con día. Familias completas están en los albergues conviviendo con otras personas que han abandonado sus comunidades y sus casas. La situación es crítica.

En estos momentos de desesperación, pérdida de patrimonio y escasez de alimentos, la voluntad de ayudar es una actitud positiva que denota humildad y solidaridad; una obra de caridad, manifiesta sensibilidad a las necesidades del prójimo. Si tienes la posibilidad de ayudar, no te detengas, ¡Ayuda! Hoy, tus donativos se convertirán en alimento y la ayuda por mínima que sea, se transformará en abundancia en unas manos extendidas.

La generosidad es un valor. Diversas organizaciones e instituciones invitan la ciudadanía a colaborar, a donar algún tipo de producto o en su caso hacer un depósito en alguna cuenta bancaria. Si usted amable lector, desea solidarizarse con nuestros semejantes, no dude, acuda pronto al centro de acopio más cercano a su domicilio o centro de trabajo; su contribución será bienvenida, dará sustento a alguna familia damnificada. Lo más valioso para usted -espero no equivocarme-, será la satisfacción de haber compartido su mejor riqueza: la generosidad.

“La verdadera riqueza de un hombre es el bien que hace a su semejante” (Mahatma Ghandi).

San Francisco de Campeche, Cam. 26 de septiembre de 2010.

 
 
 
Fuente: Texto enviado por Teresita Durán Vela (26/09/2010) / Foto: Santiago Canto Sosa; 2010