Calkiní, 24 de mayo de 2021
Miguel Ángel Balán Cortés, "El Brujito de los Teclados"
 
 

(Por Carlos Fernández Canul. Mayo de 2021).- Hace algunos lustros, surge en el firmamento musical de Calkiní un joven que al paso del tiempo logra destacar a nivel peninsular y nacional; me refiero a Miguel Ángel Balán Cortés, conocido como “El Brujito de los Teclados”.

Amable, me concede esta entrevista.

Nació en esta ciudad, el 11 de abril de 1980. Sus padres fueron Marcelo Mauricio Balán Maas y Fátima del Rosario Cortés; de ese matrimonio nacieron: William Javier, Marco Antonio, Julio César, Mirna Guadalupe y Miguel Ángel.

Se casó con Silvana del Carmen Toto Balam (+); sus hijos son: Arely Guadalupe, Henry Mauricio y Alexander Mauricio Balán Toto.

Miguel Ángel. Foto: Carlos Fernández Canul.
 
 

Realizó su educación primaria en la escuela “Mateo Reyes”; secundaria, en la “Moisés Sáenz Garza”; preparatoria, en la escuela “José Ma. Morelos”; y la licenciatura, especialidad de Formación Cívica y Ética, en la Escuela Normal Superior de Campeche.

SU GUSTO POR LA MÚSICA.

Le pregunto: ¿A qué edad inició el gusto por la música?

A los 6 años me presentaron mi primer teclado en un taller, a los 8 me regalaron mi primer teclado; a los 10 años ingresé en la Misión Cultural de Bécal, mi maestro fue Benjamín Quiñones, por un año. Luego, aprendí en “tutorial” las notas; tuve otros: el desaparecido “Chiquillo Tropicalán”, Enrique Cabrera me enseñó, al igual que Carlos Mijangos. A los 14 años me estrené como “tecladista”. (En 1993 funda su grupo: "Miguel Angel, el brujito de los teclados”, con sus chicas bailarinas).

Miguel nos platica que él nació para la música:

Ella es mi vida, poseo mi propio estilo de sonidos; varios empresarios me han llamado para grabar, pero por la pérdida de mi esposa y, recientemente perdí a mi madre, tengo que ver a mis hijos que son menores de edad.

Algunos de sus grandes temas: “Yo no entiendo a las mujeres, “Labios de miel”, “Nayla” que inmortalizó el desaparecido Wilian Balán, “Sin sal y limón”, “Reynalda” y “Cumbia del mar”.

SOBRE EL ORIGEN DE SU MOTE.

Tuve varios nombres: ”Torbellino”, “Ciclón”, “Relámpago”, pero el que pegó fue el “Brujito” porque mi abuelo don "Venus” era hierbatero, y de ahí nació el nombre. Cuando iba a tocar, la gente decía: ahí está "El Brujito"; no me molesto, al contrario, me siento bien.

Hablar de Miguel es en realidad uno de los mejores tecladistas que ha dado esta ciudad; ha alcanzado gran fama por tener un estilo propio en sus interpretaciones.

Me cuenta de sus giras, en donde ha actuado: Guatemala, Chiapas, Veracruz, Yucatán, Quintana Roo, Tabasco, Aguascalientes...

 
 

Ha alternado con grupos de renombre: Nelzon Kanzela, "Junior Klan", "Super Lamas", "Brindis", "Los Acosta", "Furia Latina" y "Alfredo y sus Teclados" (El Pulpo). Conoció a varios artistas: José José, Rubén Baeza, Chucho Pinto y Walo Cervantes.

Ha participado en la radiodifusora “La K Buena”, caravanas “Telemar" y "Superior”. Estuve en el concurso nacional “Cantares Superior”, donde obtuvo el primer lugar al mejor grupo campechano.

Ha enseñado a varios tecladistas de la región.

Recibió un “Reconocimiento” hace algún tiempo, que le entregó el Comité de la Fiesta del barrio de Kilakán, por su gran trayectoria, pionero y tecladista de Calkiní.

Su grupo lo integran actualmente: Fernando Gabriel Chi Balam (bajista), Francisco Balam Brito (baterista) y Miguel Ángel (director y tecladista). Lo apoya su tío Armando Balán. Tuvo por muchos años a Wilian Balán como su mejor vocalista.

Comenta: "Por la pandemia que nos tocó vivir, decayó el trabajo; me afectó mucho el estrés, solo en la casa... No ensayábamos con mis músicos, pero ahora ya nos estamos recuperando".

Hablar del "Brujito", es uno de los mejores tecladistas de esta región norte del estado. Se le puede escuchar en tardeadas, cumpleaños, bodas, bailes populares, donde acuden grandes multitudes a bailar al ritmo de sus movidas interpretaciones; verlo es todo un espectáculo, cuando se presenta con sus chicas bailarinas. Sus melodías se escuchan en las radiodifusoras locales y peninsulares.

Por último, para despedirme:

Miguel, ¿qué mensaje le mandas a tu público?

Siempre firme, hay que ser humilde, no creerse superior a ninguno, todos tenemos algo que nos puede servir, es como un granito de arena que forma montañas, no ser presumido; el público nos pone y nos quita.

Dejamos a Miguel rodeado de sus recuerdos, éxitos que ya suman muchos, deseándole que su música siga alegrando a esta generación y a las que vienen; mientras haya vida e inspiración, la música nunca morirá…

 
 
 
Texto: Carlos Fernández Canul; enviado el 22 de mayo / Fotos: Cortesía de Miguel Ángel Balán.