Calkiní, 25 de enero de 2011
 
Delfines de la Unacar, campeones de la Liga Estatal Campechana de Béisbol
Por John Rosado
 

Pecado de Laureano Balam, en la parte alta del séptimo episodio, abrió las puertas de la victoria en el primer cotejo a la Unacar, que le ganó al Triángulo Rojo de Seybaplaya por blanqueada de 2 carreras contra 0, con la serpentina de dos imparables de Julio Gamundi (ganador). En el segundo juego, a base de cuadrangulares y jugoso racimo de seis anotaciones en la parte alta del quinto episodio, consiguieron su segunda victoria sobre el equipo local, que cayó por marcador de 10 carreras contra 2, con pitcheo de Alberto Novelo y relevo de Julio Gamundi.

Encuentro Triángulo Rojo de Seybaplaya - Delfines de la Unacar
 

De esta manera, Delfines lograron su segundo gallardete en su historia dentro de la Liga Estatal Campechana de Béisbol, donde el batazo estelar fue gran slam del “Crazy” Norberto España.

Los lanzadores derrotados fueron Daniel Castillo, en el primero, y Gustavo Franco (2/3 de entrada), comenzó Nelson Hoil (tres entradas y tres bateadores), le siguieron Manuel Quen, un bateador; Francisco Arjona (1 1/3) y terminó el partido Javier Villarino (1 1/3 de entrada). Entre todos se repartieron 15 imparables.

El primer partido se caracterizó por un duelo de pitcheo, que se resolvió en la parte alta del séptimo episodio, cuando Edgar Zavala inició la tanda con single al prado central que permitió que con pecado del “Chelo” Balam llegara hasta la segunda colchoneta.

Alex Navarrete tocó la esférica en una jugada de coordinación al no asistir el segunda base a la colchoneta de la primera y Delfines colocó hombres en los dos últimos sacos.

Rogelio Cobos siguió con silbante tubey para producir una; con corredores en segunda y tercera el alto mando ordenó base intencional para Norberto España, Disrael Escamilla conectó rodado por la segunda, ideal para doble matanza que no se consumó, para que la Unacar anotara la carrera del remache, y Simón Vera cedió el tercer out para que cayera la entrada.

SEGUNDO PARTIDO

En lo que fue el segundo partido, los Delfines se encaminaron al triunfo para obtener el banderín en su turno al bat del quinto episodio, en su parte alta, al anotar una carrera cuando Nelson Hoil permitió tres imparables, a Alejandro Navarrete al izquierdo, Rogelio Cobos al central y otro single al izquierdo de Norberto España, que marcó la salida de Hoil para dejar su lugar a Gustavo Franco que sacó la entrada.

En el quinto, la Unacar fincó su triunfo al pisar el pentágono en seis ocasiones, cuando después de un out volvieron a la realidad a Gustavo Franco, que después de un tercio fuera otorgó pasaporte a Jesús López y Edgar Zavala.

Alex Navarrete conectó silbante tubey al central para producir una, Robelio Cobos recibió la base intencional que marcó la salida de Franco, quien dejó su lugar a Manuel Quen, siendo recibido por panorámico bambinazo de Norberto España para un gran slam.

Con el estacazo salió Quen para dejar su lugar a Daniel Arjona, que fue sacudido por jonrón de Disraeli Escamilla antes de sacar la entrada.

En la sexta, con dos tercios fuera, Unacar anotó otra por cuadrangular de Rogelio Cobos; en la séptima anotaron otro par para que consiguieran el segundo banderín de su historia en esta liga, los dos sobre el Triángulo Rojo de Seybaplaya.

Por su parte, el equipo de Seyba consiguió empatar el partido a los Delfines con un circuito en la parte baja de la cuarta, por single al central de Alberto Balam, que coló al patrullero central Disraeli Escamilla; su otra anotación la consiguieron en la sexta por indiscutible de Juan Solís y sonoro triple de Delmar Canché.

Cabe mencionar que el jugador más valioso de esta serie por el campeonato fue el lanzador Julio Gamundi, que ganó tres de las cuatro derrotas seybanas, donde sólo les permitió siete imparables y les colgó 23 ceros con dos blanqueadas.