Calkiní, 3 de junio de 2009
 
Amenazas al medio ambiente
 

Gracias a una resolución de la Asamblea General de Naciones Unidas, en diciembre de 1972, la voluntad de las naciones y el compromiso de implementar el Programa Mundial del Medio Ambiente (PMMA) a favor de la conservación del entorno natural del hombre; ha motivado a algunos países a intensificar sus acciones a favor de la preservación de la diversidad biológica. Desde hace 37 años, la ONU se ha dado a la tarea de impulsar una campaña mundial de sensibilización en todos los rincones del planeta; el propósito principal proteger y mejorar el medio ambiente.

 

Afortunadamente en México, la generosidad de la naturaleza regaló a lo largo y ancho del territorio nacional, ecosistemas diversos; una gran diversidad de flora y fauna que la distingue de otros lugares de América y el mundo. Algunos rincones del país, han sido declarados “Reserva de la biosfera” o nombrados “Parques nacionales”, pues son verdaderas zonas naturales que deben protegerse, por la incomparable hermosura y coexistencia de especies de plantas y animales. Este 2009, la celebración del 5 de junio, será en el paradisíaco Xcaret, Quintana Roo, un santuario natural en el corazón de la Riviera Maya, de frente al Mar Caribe, cuya belleza cautiva ante el intenso azul turquesa, entre una amalgama de colores y vegetación.

El día mundial del medio ambiente, nuevamente es el llamado a la humanidad, para ser las personas, verdaderos custodios de la naturaleza; pues es precisamente la mano del hombre, principal causa del daño ecológico y violencia a las cadenas de vida en los ecosistemas. El uso de agentes químicos, el crecimiento industrial, la sobrepoblación, la producción de millones de toneladas de basura, son algunos de los factores que están causando efectos irreversibles en la calidad del aire que respiramos; el agua contaminada de los mares, lagos y ríos, la desnutrición de las tierras de cultivo, el calentamiento global y las pruebas nucleares, son amenazas efectivas de la destrucción hacia nuestra gran aldea: el planeta tierra.

Cada ser humano es capaz de hacer algo a favor del cuidado de nuestro entorno, la higiene y los buenos hábitos, son las principales herramientas; si además, cada habitante de nuestro Campeche lindo, deja aflorar la cultura y educación, las calles, avenidas, parques, sitios públicos, playas, colonias, pueblos y ciudades de los once municipios, lucirían limpios, entonces viviríamos en ¡Campeche, el estado más limpio de México!

Por otra parte, de poco serviría, la declaración de la ONU, si la actuación de los gobiernos no es efectiva con sus programas para fomentar la cooperación y si los servidores públicos responsables de las Secretarías de Ecología, Medio Ambiente y Recursos Naturales, no cumple su responsabilidad. Es cuestión de voluntad y participación ciudadana, mantener limpias las áreas comunes; insistir con los niños y jóvenes, en no tirar basura ni sustancias tóxicas en cualquier parte, cuidar plantas y animales, evitar destruir las áreas verdes, etc… son algunas de las acciones positivas que deben ser parte de la vida cotidiana de cada persona. Limpieza es cultura y salud.

Sirva la conmemoración del “Día mundial del medio ambiente” para hacer un llamado a la conciencia y al corazón, actuar responsablemente en el cuidado del ambiente. El desafío es universal, sin embargo, si los campechanos queremos conservar la “Reserva de la biósfera de Calakmul”, “Los petenes”, la “Reserva de la Ría Celestún” en Isla Arena, la “Laguna de Términos” y proteger las especies en peligro de extinción, es tiempo de trabajar a favor de la preservación de las regiones naturales. Con o sin la celebración del día mundial del medio ambiente, los habitantes de este rincón del sureste mexicano somos responsables directos de su cuidado; aunque podemos ser los “exterminadores” de exuberante naturaleza que el Creador dispuso para nuestro hogar y la vida de nuestras familias. ¡Cuidemos el medio ambiente!

San Francisco de Campeche, Cam. 3 de junio de 2009.

 
 
 
 
Fuente: Texto enviado por Teresita Durán; 03/06/09 / Fotos: Santiago Canto Sosa; mayo de 2009