Calkiní, 25 de julio de 2009
 
Discurso 2009
 

Por María Susana Arvez Pérez, directora de la escuela

 

“La miseria, la ignorancia, las enfermedades y los vicios esclavizan a los pueblos”. Lázaro Cárdenas del Río

Muy buenas noches
Honorables miembros del presidium
Honorables invitados
Padres de familia
Jóvenes que hoy egresan

María Susana Arvez Pérez
 

Este es un día especial para todos, pues hoy se constatan y culminan los esfuerzos de 23 jóvenes que hoy egresan de nuestra escuela, producto también del esfuerzo y amor incondicional de sus padres, del esfuerzo, dedicación y profesionalismo de los profesores que contribuyeron en su formación inicial como educadoras.

Jóvenes graduantes a partir de hoy cierran un ciclo más en sus vidas, ahora tendrán una mirada distinta en torno a los momentos que vivieron durante su formación, cuando ustedes vuelvan la mirada a la escuela encontrarán seguramente momentos maravillosos, pero también momentos de angustia, de estudio arduo, retos que enfrentaron y superaron; muy probablemente en su momento ustedes no entendían ni encontraban útil la asignatura que cursaban, pero ahora empiezan a comprender que estaban adquiriendo las bases para desarrollar exitosamente su actuación profesional.

Concluida esta formación inicial ahora irán en búsqueda de cumplir con su misión y su visión, de nuevos horizontes, siempre teniendo presente que la sociedad en la cual vivimos nos demanda como educadores cumplir con lo fines y propósitos de la educación que se señalan en el artículo tercero constitucional.

Promuevan en todo momento la honestidad, el apego a la verdad, la justicia, la equidad, el pluralismo, la diversidad, la tolerancia; contribuyan en el desarrollo integral de los niños menores de 6 años, a la transformación de la sociedad, combatan la ignorancia y sus efectos, los fanatismos, las servidumbres y los prejuicios.

Promuevan prácticas y formas de convivencia donde se expresen y se vivan valores y actitudes orientadas al respeto de la dignidad de las personas y la convivencia democrática.

Establezcan relaciones sociales basadas en el respeto a sí mismos, a los demás y a su entorno natural.

Pues no se concibe hoy en día a un educador sin estos valores ni competencias para una vida personal, social y profesional plena ya que nuestra labor es primordialmente de formar y ayudar a los demás a aprender y ser mejores seres humanos cada día, porque esta profesión es una forma de vida.

Sean siempre ustedes mismas, conózcanse bien, aprendan de sus errores, no se angustien con fantasmas. Aprendan bastante del silencio. No finjan afectos. Ante la vida y el trabajo, planteen su verdad y sus preguntas con transparencia; no se cierren ante nadie porque cada uno tiene una historia que contar.

Al bajar esta escalera, para empezar una nueva etapa en sus vidas, recuerden con cariño el pasado, un pasado del cual la Escuela Normal empieza a partir de ahora a ser parte; proyecten con imaginación su futuro, un futuro en el cual tienen tanto que dar y recibir y vivan con intensidad el presente, un presente que esta noche es de celebración y alegría.

Les deseo éxito en sus vidas y en el ejercicio de su profesión. Felicidades a todas.

 
 
 
Fuente: Texto enviado por Susana Arvez Pérez; 24/07/09 // Foto: Santiago Canto Sosa