Calkiní, 28 de julio de 2009
 
Palabras de bienvenida
 

Por Alberto José Rodríguez Flores, Subdirector Administrativo de la escuela

 

"Educación, un proceso que sólo en el ser humano se genera y que el único que puede proveerla con economía de tiempo, trabajo y esfuerzo es el Maestro".

Honorables autoridades civiles y educativas que nos honran con su presencia en esta noche memorable.

Alberto José Rodríguez Flores
 

Apreciables padres de familia que nos distinguen, estando presentes, en este acto trascendental para ustedes y para sus hijos.

Distinguidos visitantes que dan fe de este momento inolvidable tanto para los graduantes, como para sus padres, pero en especial para nuestra escuela.

Muy buenas noches y bienvenidos sean a este auditorio para presenciar este acto de entrega de documentos que acreditan la preparación de estos jóvenes que egresan de nuestra querida institución y que al partir, por la búsqueda de nuevos horizontes, nos manifiestan que nuestra escuela ha cumplido con el propósito que durante cuatro años fue fincando en su persona, ser maestros normalistas.

Nuestro centro de estudios se siente orgulloso porque, a pesar de todos los inconstantes que se le han presentado, aún se aferra a seguir sirviendo a esta comunidad que lo vio nacer con el esfuerzo de todos aquellos insignes maestros que sacrificando tiempo, trabajo y relaciones personales, dedicaron parte de su vida o tal vez su vida entera para servir a este hermoso municipio al cual vieron cómo hoy se ve próspero y pujante, tratando de identificarse entre todos los municipios de nuestro querido estado de Campeche con el servicio de sus habitantes profesionistas, la mayoría de ellos Maestros.

Honor a todos ellos, los que ayer fueron y a los que hoy sirven en sus aulas buscando inculcar en los conocimientos impartidos a sus alumnos, los perfiles de egreso que el plan de estudios señala con la finalidad que sean hábiles conductores del aprendizaje y capaces de crear en el individuo del hoy y del mañana las actitudes adecuadas fundamentadas en los valores que exige nuestra sociedad para desempeñarse con seguridad y confianza ante los retos que día a día trascienden y que nos dejan ante una disyuntiva, actualizarse o sufrir las consecuencias de una forma de vida que nos está rezagando y que si no la enfrentamos como corresponde a las necesidades nos dejará fuera del contexto y propiciará nuestra debacle.

Por eso, ante la confianza de haber preparado como corresponde, a esta nueva generación de maestros Licenciados en Educación Primaria no podemos dejar de agradecer a los padres de familia, la confianza puesta en nuestra escuela para preparar a sus hijos para la vida, puesto que nuevos espacios se han estado abriendo para inducirlos a prepararse como técnicos, como abogados, como ingenieros, etc. Con el propósito de atender estas nuevas necesidades que el estado reclama, pero, cualquiera que sea la intención, ser Licenciado en Educación Primaria sólo es el principio de una formación profesional con propósito porque posteriormente y alcanzando el grado de maestría o doctorado, los llevará a estar al frente de esas instituciones educativas con una ventaja: ser Maestros Normalistas.

Honorables autoridades civiles y educativas, amigos representantes de estas personas cuyo compromiso de trabajo los obliga a estar ausentes de este acto memorable, háganle sentir, como corresponde a esas autoridades, los requerimientos que nuestra escuela reclama en función a sus necesidades, necesidades que les han sido planteadas y cuyo efectos en su atención favorable le permitirá resolver una encrucijada que año tras años se manifiesta y que actualmente es un reclamo: la equidad en la atención a su personal tanto docente como directivo, administrativo y manual que cada ciclo escolar se acerca a su retiro y no poderles ofrecer una digna remuneración o compensación jubilatoria.

Jóvenes Graduantes, el día de mañana ustedes estarán participando en la oportunidad que ofrecen para alcanzar una plaza de docente, sin temor participen y demuestren lo que son capaces de alcanzar con su preparación pedagógica, ya los maestros que egresaron en generaciones pasadas lo han demostrado, puesto que al participar el año anterior en el examen de oposición muchos de ellos alcanzaron la plaza y hoy disfrutan de la seguridad de contar con un trabajo que gracias a su preparación alcanzaron y para gloria de nuestra institución egresaron de nuestras aulas.

Apreciables visitantes y amigos de los graduantes, nuestra institución ha sido paradigma de esta comunidad, de ella han egresado una gran cantidad de maestros quienes por los distintos estados de nuestra república brindan sus conocimientos y su ejemplo a nuevas generaciones de estudiantes, muchos de ellos han sido representantes de las diversas comunidades tanto en el aspecto político como en lo social, artístico o deportivo y más que nada en lo educativo, muchos de ellos han fincado su propiedad en nuestro municipio y como algunos dijeron alguna vez: "si tocas una puerta de cualquier hogar un maestro te saldrá a saludar"; por ello nos sentimos orgullosos porque nuestra escuela ha participado en el progreso de este municipio de Calkiní y en lo particular de esta hermosa ciudad; por ello los invitamos a seguir enriqueciendo la historia de nuestra institución.

En lo particular agradezco la atención que han tenido para conmigo estos amigos que hoy egresan al nombrar a su generación con mi apelativo y nombrarme a la vez padrino de la generación, se los agradezco de todo corazón y espero que la confianza que han tenido para mi persona sea redituable a sus necesidades que lo único que puedo ofrecerles con verdadera intención es mi amistad y consideración.

Felicidades maestros y maestras de esta nueva generación; alcemos nuestra voz y digamos como lo dijimos en muchas ocasiones al cantar el himno de nuestra escuela:

"Compañeros normalistas trabajar es la misión y pongamos en la obra alma, vida y corazón".

 
 
 
Fuente: Texto proporcionado por Alberto Rodríguez Flores; 16/07/09 // Foto: Santiago Canto Sosa