Calkiní, 26 de julio de 2009
 
Palabras de Despedida
 

Por Carlos Felipe González Rodríguez, en nombre de los egresados

 

Movimiento, destreza, coordinación, alegría y juegos son elementos fundamentales de todo educación físico para contribuir en el desarrollo integral de sus alumnos.

Muy buenas noches autoridades educativas y civiles que nos acompañan en esta ceremonia de graduación.

Carlos Felipe González Rodríguez
 

Somos la Décimo Quinta Generación de la Licenciatura en Educación Física; egresamos nueve compañeros. No somos muchos, aunque sí sentimos que hemos tenido una preparación de calidad.

Tengo el honor de dirigir estas palabras a los aquí presentes, en nombre de mis compañeros, con quienes compartí sueños, noches de desvelo, momentos de trabajo duro, que ahora empezará a dar fruto.

Me permitiré recordar el día en que llegamos a la Escuela Normal, unos con entusiasmo, otros con cierta desconfianza y algunos con la firmeza de llegar a la meta. Sabemos que nos vamos a enfrentar en primer lugar a conseguir una plaza; en ella pondremos nuestro esfuerzo y dedicación, así como lo hicieron los maestros que nos han formado, para ser los mejores educadores físicos. Nos proporcionaron estrategias, métodos y material lúdico para desempeñar la noble tarea.

Tendremos en nuestras manos a niños y adolescentes con intereses y necesidades diferentes, que demandan un desarrollo armónico e integral. Tengan la seguridad que estamos preparados para ofrecerles lo mejor que nos ha dado este Plan de Estudios 2002, que tiene como propósito fundamental hacer de la Educación Física una práctica diversa, amplia e incluyente, en la que caben todos, no importando que sus capacidades no estén al máximo, sino que cada quien a su propio ritmo podrá desarrollar sus potencialidades, logrando conocimientos, actitudes y valores acordes a sus competencias. Esta es la encomienda, compañeros; no desmayemos en el intento; seremos la esperanza de nuestros padres, maestros y, sobre todo, de los alumnos.

Agradecemos a la Escuela Normal de Licenciatura en Educación Física que nos haya cobijado durante cuatro años, por este sueño que hoy cristalizamos. Es sólo el inicio de una gran carrera; por ello debemos de sentirnos orgullosos del apoyo que nuestros padres y familiares nos han brindado. No los defraudemos, demostremos en todo momento agradecimiento. Sin su ayuda no hubiéramos podido culminar. Gracias familia. Gracias maestros. Gracias compañeros por su enorme amistad; en donde quiera que nos encontremos pongamos en alto el nombre de nuestra escuela y de Calkiní, que tiene el orgullo en la formación de docentes.

Asimismo, damos las gracias a nuestras autoridades educativas por mantener su compromiso con la educación de los jóvenes con deseos de superación.

En nombre de la Generación 2005-2009, les mando a todos un fuerte abrazo. Gracias y buenas noches.

 
 
 
Fuente: Texto proporcionado por personal de la escuela; 15/07/09 // Foto: Santiago Canto Sosa