Calkiní, 24 de julio de 2009
 
Palabras de despedida
 

Por Nabila Brito Mayor, en nombre de los egresados

Respetables Autoridades que integran el H. Presidium:

Personal Docente, Administrativo y de Apoyo:

C.Padres de Familia:

Público que nos acompaña:

Compañeros:

Nabila del Carmen Brito Mayor
 

¡Buenas Noches!

Es para mí motivo de satisfacción estar ante estos micrófonos, y en una noche tan especial, como ésta, en la que un grupo integrado por 26 elementos, que hace cuatro años iniciamos nuestra preparación como aspirantes a una licenciatura, hoy veamos realizados nuestros sueños.

Llegar a este peldaño, que a partir de ahora comenzamos a subir, nos estimula para no quedar varados y seguir adelante, ya que en la actualidad requerimos de más superación para estar acordes con los avances que día con día va exigiendo el proceso educativo, sin perder de vista que todo lo alcanzado y vivido en nuestras prácticas docentes, es sólo una prueba de los conocimientos adquiridos en nuestro paso por las aulas y de acuerdo a nuestra licenciatura todo debe ser en pro de estos seres que, como todo ser humano, también tienen derecho de ser parte activa de nuestra sociedad.

Nuestra Licenciatura en Educación Especial, en realidad es Especial, pues debemos de poner en práctica todos nuestros conocimientos didácticos y pedagógicos, como base de una enseñanza efectiva, pues la atención requerida por nuestros alumnos especiales necesita que los propósitos y contenidos estén bien fundamentados para aplicarlos adecuadamente en nuestro campo de acción y obtener resultados positivos para que nuestros educandos logren vencer toda esta serie de problemas.

Quiero enviar un reconocimiento a los maestros que con todo el profesionalismo y paciencia supieron encaminarnos para llegar a esta parte tan importante de nuestras vidas, alcanzar una licenciatura, una profesión, ya que con sus amplios conocimientos lograron forjar en nosotros el espíritu de la docencia.

¡A nuestros padres! No obstante de darnos la vida, inculcarnos los buenos principios y preocuparse por nosotros para llegar a ser alguien en este duro camino que iniciamos y que también sin escatimar y sin saber cuál era la realidad siempre estuvieron pendientes de tener el cuidado de los apoyos económicos y buenos consejos. ¡Padres no les fallamos! Ahora les entregamos el fruto de aquella semilla que con amor sembraron hace unos años ¡EL TÍTULO DE EDUCACIÓN ESPECIAL! Maestros y padres, a todos ustedes ¡MUCHAS GRACIAS"

COMPAÑEROS hoy nos vemos reunidos por última vez, pero nos llevamos en la mente, aquellos momentos tristes y alegres que jamás volverán y que sólo las aulas serán testigos mudos de todo ello, quedando como recuerdos que únicamente estarán guardados en nuestros corazones y que algún día que nos encontremos podamos comentarlos, o quizá nuestros comentarios sean de experiencia en el trabajo o asuntos personales.

La décimoquinta generación de Licenciatura en Educación Especial agradece infinitamente a todas aquellas personas que hicieron posible alcanzar la meta trazada.

¡HAGAMOS DE LA EDUCACIÓN EL ELEMENTO POSITIVO Y DE FORMACIÓN PARA SALVAR A LAS NUEVAS GENERACIONES Y TENER UN MÉXICO MÁS PREPARADO Y EDUCADO!

"NO NOS DECIMOS ADIÓS, SINO HASTA PRONTO". ¡GRACIAS!

 
 
 
Fuente: Texto proporcionado por Nabila Brito Mayor; 09/07/09 // Foto: Santiago Canto Sosa