Calkiní, 31 de diciembre de 2010
 
La conciencia del tiempo
 

Todo se mueve a son del tiempo
y con el tiempo todo se para.

Hasta la rosa que hoy es rosa,
mañana estará muerta.

Con el inicio del nuevo año,
volvemos a reescribir los sueños
y a inscribir la historia de seguir vivos.

Cada uno tenemos el tiempo preciso
para poder invertir amor en el planeta,
malgastar el tiempo es desgastarse la vida
en el vacío y vaciarse de humanidad.

Monigote representando al Año Viejo (31/12/2010)
 

El tiempo que pasa uno viviendo
junto a los demás, por los demás,
es lo que nos enternece y eterniza.

Solos nada somos, unidos lo somos todo.
2011 despunta, ¡vivámoslo reunidos!

Apiñados los corazones, la vida es un gozo,
por la que no pasan los años, ni pesan los días;
ninguna ingratitud envejece a un gran alma,
cuando se reparte amor con la pasión del viento.

 
El "Año Viejo" será quemado a las 12 de la noche (31/12/2010)
 
 
 
Fuente: Texto recibido el 31 de diciembre de 2010 / Fotos: Santiago Canto Sosa; 2010