Calkiní, 17 de diciembre de 2010
 
Descubra la Navidad 2010
 

Días de paz, noches de luz,
mañanas de sueños, tardes de corazón,
abrazos al abrazo del Niño Dios.

Moradas de amor, miradas amorosas,
caminos radiantes, caminantes rientes,
Dios ha nacido, ¡viva la esperanza!

Se respira ternura, la bondad despierta,
entre luces el verso que viene de Dios,
dispersa las sombras, despeja el cielo.

"Nacimiento", en la oficina parroquial (diciembre de 2010)
 

Donde hay Navidad, el silencio llena,
sigilosa fue la venida del Niño,
silenciosa ha de ser nuestra escucha.

El Niño nada dice, pero todo dice del Niño.
Quien al Niño recibe, todo le cambia.
Sólo los ojos del Niño nos alcanzan a Dios.

Al Dios que nos nace y renace cada Navidad,
para todos los mortales, para todas las almas,
por todos los rincones, por todas las esquinas.

¡Bienvenida Navidad!, la de verso en pecho,
la que todo lo mueve y conmueve de pasión,
la que todo lo es por nosotros, por el Niño.

Nos merecemos reír con el Niño gozosamente,
y que ría el mundo a la salud del planeta.

 
 
 
Fuente: texto enviado por Víctor Corcoba; 17/12/2010 // Foto: Santiago Canto Sosa; 17/12/2010