Inicio de la página  
 

Introducción

Por Santiago Canto Sosa

 

La composición musical en Calkiní no ha sido prolífica. Pero, la interiorización del artista local ha rebuscado y perpetuado letras de canciones de autores universales. Jóvenes y adultos que rasgan sus guitarras en su hogar y en escuelas: Le cantan al paisaje y a la mujer. Unos, salen en busca de trabajo en otras latitudes; otros, se quedan a sazonar el fruto de su esfuerzo en la tarea que les deparó el destino (el magisterio, la albañilería...).

Afortunadamente, hubo y sigue habiendo personas dedicadas al arte de Talía, la musa de notas y versos. Al recordar a dúos, tríos y solistas que interpretaron melodías románticas, llena de emoción a quienes vivieron épocas de oro, musicales.

Oír guitarras, panderos, armónicas y hasta el sonido de una hoja de ramón en los labios del artista, fue el sueño real. Los temas del amor y el desaire, el reclamo a la mujer por una desilusión sin freno, fue la causa de la escritura hecha canción, que muchas veces se guardó, celosamente, en un cuaderno.

El trovador del siglo pasado no contuvo su ímpetu y saltó de la sombra a la luz con sus textos en reuniones de amigos y familiares; le cantó a la novia o a la amiga, en serenatas juveniles. El carnaval lo animó a ponerle nuevas letras a los valses y a las jotas, o a escribir himnos a colegios de diferentes niveles.

Poco a poco, entraron nuevos ritmos al país, y a Calkiní llegaron también con otros intérpretes. Rondallas y orquestas fueron dejando su lugar a conjuntos de música tropical y equipos de "luz y sonido". Sin embargo, persisten la afición y la vocación por mantener los ritmos clásicos en las venas de los calkinienses. Coros religiosos y escolares perviven, amparados en instrumentos de la modernidad.

Con este breve comentario, inicio la trascripción de algunas letras de canciones de autores locales y foráneos que le dedican su inspiración a la tierra de Ah-Canul.

Calkiní. 2001-2002

Volver