Haz clic
 

PRESENTACIÓN

 
Portada
 

Un virus pone en alerta los festejos de mayo. La influenza humana -antes "porcina"- obliga a niños, madres y maestros a esperar en casa. México y el mundo se mueven con tapabocas.

En este movimiento, las manos se lavan con pánico mientras el polvo en las ventanas llora.

Las calles entran a dormir temprano. Los arbustos no creen en civismo; hasta que "crezcan" respetarán las reglas de las plantas mayores.

Por allí va el calor quedándose inerte entre las nubes. Las flores de mayo dicen no a los girasoles.

Comenzará la temporada de lluvias. Ojalá y el primer huracán no tenga el nombre de Influenza...

***

En este ejemplar, se combinan voces jóvenes y adultas, voces que sonríen y voces que se quejan.