Inicio de la página
Reflexion ... ando
 

Pandemia...¡Teléfono descompuesto!

17 de mayo de 2020

 

“Teléfono descompuesto es un juego sencillo y no competitivo, que por lo general se engloba dentro de los juegos infantiles, porque jugado por adultos ya es con un esquema definido, mejorado y con un propósito; en este juego los participantes se divierten al escuchar como un mensaje se va distorsionando al ser transmitido a lo largo de una cadena de oyentes; cambiar el contenido del mensaje a propósito es la trampa más grande que los adultos hacen con este inocente juego”. Wilkipedia

Vaya que la convivencia humana da lugar al análisis de conceptos, de palabras, de promesas, de acciones y más; de uno, de otros, en fin, de quien participa en ella sin más compromiso que justificar su estancia o tan solo para aprovechar espacios que dan oportunidad al desfogue de los rencores, al uso de la venganza con  las facilidades de la falsedad tanto de nombres, como de organizaciones, o simplemente con el efecto de generar confusión y temores, con el único propósito de hacer daños colectivos, establecen la diferencia entre ayudar, apoyar, confirmar, reafirmar, para tan solo convertirse en entes creados para destruir, desaprovechando la oportunidad de crecer con la tecnología y hacerse grandes con la generación de una actitud de confianza que a la larga lo denominará como la personalidad que desee ser.

No se justifica el querer hacer aunque se desconozca el propósito, lo importante es el deseo de hacerlo y el valor de enfrentar ese deseo convertido en una acción que habría de generar enseñanza y por consecuencia experiencia; lo que no se debe justificar es que a conciencia se use la mentira para generar confusión y pánico con el argumento de la mentira piadosa que no cura, pero hace más suave la muerte. Se está ante una Pandemia mundial de la que todos hablan con idiomas diferentes, pero que es la sociedad la que sufre los estragos y las consecuencias de la misma. Se manejan cifras, contagios, muertes, deficiencias, desconocimiento aún de desarrollo y comportamiento y cuanti menos de la creación de alguna posible vacuna, sobre la que la mayoría de manera particular se encarga de investigar y así aislados, aún no se escucha el grito de ¡Eureka!, por la justificación de las mutaciones constantes de este temible virus.

Porqué si el mal sigue con libertad su camino, no existe una unificación de criterios en que se manejen tiempos generales, porque universales sería un tanto cuanto difícil, para proteger a una sociedad que espera esa protección para ellos y sus familias en los considerandos de la realidad de un problema no resuelto y que no es cosa de fechas preestablecidas lograr su solución total, y que aquí se demuestre que en realidad la ocupación debe ser el pueblo, haciendo por el pueblo y decidiendo lo mejor para el pueblo. Que no se deje la solución a los protagonistas que detrás de escritorios emitan juicios equivocados porque los actores principales de este recorrido existencial tienen nombre y apellidos, y ahora, también piensan y reflexionan para cambiar procesos y resultados y hasta a todos los elencos que siempre han sido estrellas de las mismas películas.

¡A tomar quienes deban, el liderazgo con seguridad y firmeza y a encabezar el ejército del pueblo para evita la más grande PANDEMIA…¡TELÉFONO DESCOMPUESTO!

 
 
Texto: Enviado por Gaspar Ariel Herrera Farfán, el 17 de mayo de 2020