Inicio de la página
Reflexion ... ando
 

El saberse asesina al ser?...

25 de abril de 2020

 

Cuando en las lecturas se encuentran argumentos sólidos para la reflexión, los conocimientos se expanden en tiempo y forma, en razón y esencia en personalidad y ser; Foucault, Filósofo y pensador francés fue famoso por una frase que tal vez él  jamás  pronunció, pero que siempre defendió bajo sus conceptos experienciales de vida: “muerte del hombre”, en donde se ubica al sujeto como núcleo de su pensamiento, o sea, con canicas y frijolitos esto tiene una gran significancia y un mejor significado; cuantas veces se ha sido testigo en la misma historia de todos, de ataúdes ambulantes en la imaginación, cuando se exclama, ¡ha muerto políticamente!, ¡sólo se mató al aceptar!, ¡si se va él mismo cavará su propia tumba!, ¡murió desde que lo dejaron solo!, en fin, un sinfín, y así, muchas más expresiones.

Aunque a veces se complique la existencia, es la única que tiene la llave de uno mismo para hacer lo que quiera ser con conocimiento de causa, que las más de las veces por no analizar, pensar o reflexionar, genera ambientes caóticos o de confusión; sirva para facilitar el entendimiento el siguiente ejemplo: “La Filosofía es como estar en un cuarto obscuro buscando un gato negro; La Metafísica es como estar en un cuarto obscuro buscando un gato negro que no está ahí; La Teología es como estar en un cuarto obscuro buscando un gato negro que no está ahí, y además gritar, ¡lo encontré! para convencer a los demás; La Ciencia es encender la luz para ver qué demonios hay en el cuarto”. Vaya, habrá en ese ejemplo alguna respuesta? Cada uno con  su propia concepción de las cosas, con su verdad defendida por algún orgullo herido sin pensar en la razón; quien piensa negativo interpreta negativo, la bondad del diablo no se refleja por una aureola que se le pueda poner, sino aunque se le enciendan cirios y se le canten misas eso jamás va a cambiar su esencia, su razón de ser, su enorme significado social.

Los grandes sofistas establecían que la razón daba paso a un conocimiento que mataba a una actitud anterior para con él dar a luz a una nueva personalidad, ¡Luego entonces, a diario se muere para nacer, todo es cuestión de entender y aceptar los tiempos, las causas y los momentos! ¡Entonces porqué enojarse por la forma de vivir de quienes no tienen una vida y para justificar su paso existencial engrandecen la presencia de otros! ¡Hay ríos que antes de entrar al mar tiemblan de miedo por todo lo que ese acto representa; tal vez lo vean como el final de su recorrido, ese que abrió selvas y alimentó poblados y ahora tan solo ve una inmensidad que puede desaparecerlo para siempre, ¡pero ya no hay paso para atrás, ese es el más claro ejemplo de la existencia, el río ya no puede volver, nadie puede volver, lo que ya se hizo y dejó ahí queda! Entonces, habrá que aceptar su naturaleza y entrar al océano, y al hacerlo se diluirá el miedo y se aprenderá que no se trata de desaparecer, sino de convertirse en el océano, o seguir viajando a la deriva preguntando EL SABERSE ASESINA AL SER?...

 
 
Texto: Enviado por Gaspar Ariel Herrera Farfán, el 25 de abril de 2020