Inicio de la página
Reflexion ... ando
 

Creer en uno mismo!

12 de enero de 2020

 

Creer en uno mismo es el punto de inicio para un sano desarrollo y crecimiento en todos los sentidos; en contraposición a ello se podría reflexionar en lo siguiente: “los ojos de los demás son nuestras prisiones, sus pensamientos nuestras jaulas” Virginia Woolf. ¿Habrá algún mensaje escondido en su interior?, ¿acaso será que ahí está envuelta la cara de la envidia a través de pseudo amigos, compañeros y hasta familia?, ¡Boing!, ¡Exacto!, ¡Justo al clavo!, ¡Ser complacientes con otros y para otros genera dependencias conflictivas que a poco van condicionando conductas y pensamientos hasta crear al títere manipulable por todos, menos por uno mismo!

La impotencia y el desánimo, en complicidad con la indecisión, generan la sumisión y el derrotismo; la introversión no es más que un medio generado por los gritos, el autoritarismo, las amenazas y el miedo para ir creando personalidades dóciles de seres, que, al no creer en ellos mismos, buscan como tablita de salvación el creer en otros, aunque con ello lleven por siempre las huellas de sus pies en todo el cuerpo y el veneno de la mentira y la falsedad que por siempre irá lacerando su alma. ¡Silencio!, ¡Hey!, Fiu! ¡“Las personas con mentes ganadoras son aquellas que no permiten que nadie interfiera en sus planes! ¡Las que analizan cada acción pensando en resultados inmediatos así como también en consecuencias posteriores que tendrá que ubicar en cada momento de su existencia! Como el gran primer paso de la mayoría de los programas de ayuda y recuperación, ¡la aceptación es el primer paso!, ¡creer en uno mismo es esencial para dar el paso de arriesgar y embarcarse en nuevas experiencias! Para muestra un enorme botón en la sabiduría de Norman Vicent Peale, quien escribió: ¡“Cree en ti, en tus habilidades. Sin una humilde pero razonable confianza de tu poder, jamás podrás ser exitoso o feliz”!, ¿algo más?, ¡Creer en uno mismo es el regalo más grande que se le puede dar a la existencia, ya que es la única manera para llegar a tu libertad y a la real grandeza de tu persona!, ¡David tuvo Fe y venció a Goliat!, ¡Gepetto jamás se detuvo hasta crear a su niño Pinocho!, ¡Se vive en un mundo de promesas que se cumplen para quienes creen que todo es posible porque tienen la confianza de ser los únicos que conocen y piensan! ¡en un mundo cuyo dominio está asegurado mediante sus “líderes y sus instituciones”!

¡Basta de pensar negativamente y anteponer el amor para aceptarse a uno mismo, de manera tal, que nadie impida el propio desarrollo, porque ante todo debe ser un primero yo, luego yo y después yo, pero con el uso de la razón, la inteligencia y la honestidad! ¡Libertad para recuperar la vida, vida para vivirla en la tan ansiada libertad! “La virtud es una disposición voluntaria adquirida, que consiste en un término medio entre dos extremos malos, el uno por exceso y el otro por defecto” Aristóteles.

En fin, la propia esencia sabe de uno mismo, pero a propósito se desconecta el cordón para no descubrir quien se es o de lo que se es capaz de hacer; tú decides, todo es cuestión de actitud, ¡eres el protagonista de tu vida!, ¡Hay que CREER EN UNO MISMO!

 
 
Texto: Enviado por Gaspar Ariel Herrera Farfán, el 12 de enero de 2020