El Corazón de Ah' Canul - 74
Inicio
Merecemos una explicación
Carlos F. Suárez Arcila
Portada - 74

 

La ciudadanía del municipio de Calkiní merece, tal vez sea más apropiado exige, una explicación de la autoridad correspondiente, sobre esa notoria y documentada incongruencia que se ha dado con motivo del proceso electoral cuya votación se efectuó el 6 de junio del año en curso.

Sí, es necesario que nos aclaren el porqué si en Calkiní fueron entregadas 22,500 boletas para votar, después de un reconteo de votos ya había 24,449; esto es, 1949 boletas de más. ¿De dónde salió ese excedente? Porque definitivamente no fueron por obra y gracia de ningún milagro.

Esta irregularidad se hizo notoria, cuando uno de los candidatos contendientes en la justa electoral pidió la revisión de paquetes de votos emitidos por haber observado algunas inconsistencias. Con evidencias de la alteración en su poder, solicitó la intervención del Tribunal Electoral del estado de Campeche, y aunque según informa lo hizo en tiempo y forma, la autoridad electoral la calificó de extemporánea. La solicitud de intervención efectuada, como se ve, no se hizo por las acciones que estamos acostumbrados a escuchar, como son “la compra de votos”, la retención de credenciales o la coacción, entre otras. Se trata de hechos documentados que pueden comprobarse, por eso nos extraña la actitud del Tribunal Electoral del estado.

Ante la negativa mencionada, ya el candidato se ha dirigido a instancias superiores, y estamos los calkinienses en espera de una resolución.

A los ciudadanos, nos ponen como requisito para emitir nuestro sufragio el contar con una credencial actualizada, expedida por el Instituto Nacional Electoral, emitir nuestro voto en forma individual y en secreto, y se nos ha insistido que el proceso democrático no concluye con el hecho de votar, sino que debemos ser participativos incluso en las acciones del gobierno constituido.

Los calkinienses, pese a las restricciones ocasionadas por la pandemia, hicieron largas filas bajo el candente sol, para emitir su voto y lo hicimos confiados en la legalidad del proceso.

Fuimos testigos, también, del resguardo que hiciera la guardia nacional del edificio donde se concentraron los paquetes electorales, para que ahora nos enteremos de la tracalada cometida.

Como que no es justo.

Por ello nos inconforma la actitud del Tribunal Electoral del Estado.
A todas luces se trata de una grave irregularidad y la consideramos como una burla a la confianza del pueblo calkiniense que debe ser investigada.

¿Será que el Tribunal ha visto y sabido de cosas peores y esto lo considera de mínima importancia?

¿Qué opinan de esta irregularidad los directivos municipales de los partidos políticos?

Ojalá se adhieran a esta petición ante las autoridades, para que vayan acabándose con vicios largamente enquistados y solapados.