El Corazón de Ah' Canul - 73
Inicio
4a. T.
A modo de juicios de residencia
Carlos F. Suárez Arcila
Portada - 73
 

Considero que la transformación política y administrativa que está promoviendo el Presidente de la República, debería tener eco en nuestro municipio, de manera que se establezca un mecanismo o estrategia permanente que le permita a la ciudadanía, en períodos previamente establecidos, estar en contacto con las autoridades municipales; desde el presidente, síndicos, regidores, hasta los directores de todas las áreas que conforman el equipo gubernamental, a fin de que comparezcan e informen de sus actividades; tanto de lo efectuado, como de lo no realizado y el motivo de esto último.

El tradicional informe anual del presidente del Cabildo ya no es suficiente y resulta obsoleto.

Acaban los trienios y quedan casos que por desidia, irresponsabilidad o incompetencia no fueron resueltos y la comunidad o el erario municipal tiene que seguir afrontando.

Se sabe, por ejemplo, de apelaciones y juicios que empleados municipales han promovido al sentirse afectados en sus intereses, y al darse fallos a su favor el erario municipal tiene que afrontar económicamente. ¿Por qué se dan estos casos? ¿Por qué los funcionarios que tenían a su cargo esos asuntos no los resolvieron oportuna y satisfactoriamente? Indudablemente, hay reflejos de incompetencia o irresponsabilidad.

Desde hace varios años, ante el exponencial crecimiento del número de vehículos automotores que transitan por las calles de la ciudad de Calkiní, peritos en la materia -provenientes de la capital del Estado- efectuaron estudios al respecto y expusieron sugerencias y alternativas para resolver el problema de la vialidad. Sin embargo, el Director de Policía y Tránsito se ha mostrado indolente en lo que a este aspecto se refiere. Sería conveniente que explicara la razón de su actitud. ¿Será que está dejando “el paquete” a la próxima administración municipal?; es lo que han hecho gobiernos anteriores.

Sobre ka construcción del edificio para el funcionamiento de una gasolinería en la calle 20, entre 25 y 27, de esta ciudad, hay ciudadanos a favor y otros en contra de que funcione; sin embargo, lo que pienso debe poner atención y analizar la ciudadanía es porqué la autoridad no fue capaz de aplicar la reglamentación municipal, si como aseguraba la Dirección de Obras Públicas la empresa no contaba con los permisos respectivos.

Estos asuntos, entre otros, difícilmente el alcalde los va a incluir en su informe anual, por lo que es necesario establecer algo semejante a los JUICIOS DE RESIDENCIA que estuvieron vigentes en épocas ya muy lejanas, pero que fueron muy efectivos.

Mediante dichos juicios, los gobernantes al dejar el cargo debían responder ante la ciudadanía sobre irregularidades o agravios suscitados durante su función gubernamental.