El Corazón de Ah' Canul - 69
Inicio
Sugerencia
Carlos F. Suárez Arcila
Portada - 69
 

El templo y Ex – Convento de San Luis Obispo de Calkiní, así como sus altares y el atrio, fueron declarados Monumentos Nacionales, por la Comisión respectiva del Instituto Nacional de Antropología e Historia, el 5 de abril de l952.

Esos edificios son para nosotros los calkinienses, las joyas arquitectónicas más preciadas de la época colonial.

El templo con su imponente apariencia de fortaleza, que tal vez cumplió su propósito en sus épocas tempranas, la majestuosidad de sus muros, paredes y contrafuertes, sus espadañas, su saliente del edificio del presbiterio con su bóveda de media naranja, y que en la parte frontal del edificio aún se aprecia la huella, que como “arrimo” le dio a la iglesia de indios, esa imponente ramada que fuera digna de admiración de los clérigos supervisores Alonso Ponce y Antonio de Ciudad Real en el año 1588; así como su frontispicio con su única torre, que bien podría ser el símbolo identificador de nuestra ciudad, y qué decir del hermoso retablo que adorna el altar principal.

El Convento diseñado según las necesidades y requerimientos de los primeros franciscanos, y de los clérigos que posteriormente se hicieron cargo de la labor evangelizadora.

En la parte superior de esta construcción, se ven deterioros propios del tiempo transcurrido, sumado a la falta de atención de quienes tienen a su cargo la conservación de los edificios coloniales.

Hace ya varios años, una parte del convento está siendo habitado por religiosas de la orden de las Clarisas, por pláticas de ciudadanos que han tenido acceso para visitar esa área, se sabe del esmero y cuidado que estas religiosas han puesto en la atención y conservación del edificio que habitan. ¡Qué bueno! Nos alegra saber que están contribuyendo a preservar este patrimonio cultural.

Y ahora que hago mención de estas laboriosas madrecitas, término que se emplea para referirse a ellas, quiero exponerles la siguiente SUGERENCIA:

Los depósitos y tuberías que fueron instalados para su servicio del agua potable están contribuyendo a demeritar la imagen del templo por la parte norte del edificio, vista que claramente se observa situándose en la calle 15, precisamente a la puerta de conocida ferretería.

Los calkinienses podemos presumir de las vistas que el edificio parroquial ofrece desde ángulos o puntos diversos de la ciudad; pero no así del punto que se menciona.

Por lo antes expresado, acudo a su comprensión, a fin de que la actual instalación hidráulica sea reubicada, de manera que no sea observable desde la calle y así conservar la bella imagen del templo.

Para la reubicación que se sugiere, cuenten con que podemos ayudarles en las gestiones necesarias para llevarla a cabo. Ojalá consideren esta sugerencia que no lleva más intención que preservar la imagen de nuestro templo colonial.