El Corazón de Ah' Canul - 68
Inicio
Tríptico a la soledad
Álvaro A. Villanueva Martín
Portada - 68
 

I

Maldigo la soledad,
como maldigo tu olvido,
a pesar de lo vivido
me abandonas sin piedad.
Es muy grande tu maldad,
mi amor a la tumba envía,
a una muerte eterna y fría,
un morir sin esperanza
y mi corazón no alcanza,
el final de esta agonía.

 
 

II

Me causaste un gran dolor,
un frío que cala el alma,
mas mi corazón en calma,
ha desterrado este horror.
Superado este temor,
mi vida tiene otro aliento,
lanzo mis penas al viento,
desprecio tu cruel maldad,
te he vencido soledad,
ya no serás mi tormento.

 
 

III

No sé si por caridad,
esta soledad bendita,
apura mi sed maldita
y me ofrece su piedad.
Sabe aliviar mi ansiedad,
ya que hace tiempo es mi amiga,
su silencio no me hostiga,
disfrutamos el momento,
volamos juntos al viento,
mientras mis penas mitiga.