El Corazón de Ah' Canul - 68
Inicio
Eventos en el universo
Uriel Márquez
Portada - 68
 

HÁGASE LA LUZ

 

Hágase la luz… y la luz se hizo. Más o menos, en estos términos describe el hecho la Sagrada Escritura.

Los cosmólogos, partidarios de la formación del universo, mediante la teoría del Big Bang consideran que después de la Gran Explosión reinaba una total oscuridad y no fue sino hasta 380,000 años cuando se hizo la luz.

Los fotones, las pequeñas partículas de luz emanaban su fulgor, pero una espesa capa de electrones (-) que conformaban una gruesa nebulosa les impedía la expansión de su luminosidad. Como consecuencia del proceso evolutivo del naciente universo, llegó el momento en que se dieron las condiciones y se formaron los primeros protones (+). Estos a su vez atrajeron a los electrones y formaron los primeros átomos; con ello la nube de electrones se adelgazó y esto permitió a los fotones esparcir su luz. Y la luz se hizo.

Más o menos de esta forma lo explican los científicos del cosmos.

 

LOS AGUJEROS NEGROS

 

Todas las estrellas que vemos en el firmamento, todas en general, tuvieron, tienen o tendrán un proceso evolutivo que, desde luego, dura miles o millones de años.

Se formaron de pequeñas partículas flotantes en nebulosas que se fueron compactando en virtud de la fuerza de gravedad, dando origen, en primer término, a las protoestrellas. De éstas, según la concentración de masa que tuvieran acumulada, pudieron generar estrellas de diferentes magnitudes. Unas pequeñas llamadas estrellas enanas, otras de concentración mediana como fue el caso de nuestro sol, y desde luego otras muchas con mayor masa y por consiguiente con mucha más dimensión que nuestro astro rey (100 o 1000 millones de veces nuestro sol). Son estas últimas, estrellas gigantescas, las que en su proceso evolutivo, después de fusiones atómicas, explosiones y dispersiones de materia llegan a supernovas, para luego, según sea su menor o mayor densidad, se convierten en estrellas de neutrones o en agujeros negros.

 

¿Qué es un agujero negro?

 

Es un cuerpo celeste de una sombrosa densidad. Posee tal fuerza de gravedad que nada, ni la luz con su vertiginosa velocidad, pueden escapar de su atracción. De estas características viene la denominación de Agujero Negro.
Agujero porque lo que allí cae, no sale jamás.

Negro, porque atrae hasta la luz y no la suelta y aparentemente ésta desaparece.

Para dar una idea de la densidad de estos cuerpos, se estima que si se trajera a nuestro planeta, una cucharada de materia de una estrella de neutrones, la cual, de la gigantesca dimensión que poseía ahora tiene un diámetro de sólo 30 kilómetros, pesaría, según lo expresa el científico Michael Brooks en su libro FÍSICA, Grandes Cuestiones, algo así como mil millones de toneladas.

 

EL UNIVERSO: ¿Estático o en Expansión?

 

De una manera sencilla expongo mi interpretación:

Durante mucho tiempo se pensó que el Universo había llegado a una etapa de estatismo, dado que la fuerza originada por la Gran Explosión (Big Bang) había disminuido; ya no habría inflación, sin embargo, las observaciones y las fotografías que se tomaban de las galaxias apuntaban hacia lo contrario: el Universo estaba en expansión, y lo hacía de una manera acelerada.

¿Qué fuerza impulsaba este fenómeno? ¿Por qué la fuerza de gravedad no actuaba como frenadora?

No encontraban explicación para el caso y se comenzó a hablar de la llamada Energía oscura, que con precisión no se sabe mucho de ella. Esta es la que, se considera, contribuye a la expansión del Universo.

El eminente científico inglés Stephen Hawking, ante esta imparable expansión. decía que si se hiciera una retrospectiva en el tiempo sobre esta expansión del Universo, en algún momento, en el remoto pasado, las galaxias, las estrellas, pudieron estar más cercanas entre sí.

Nos preguntamos, ¿hasta qué punto?