El Corazón de Ah' Canul - 68
Inicio
El regreso a las actividades escolares en la nueva normalidad
Estela Hernández Sandoval
Portada - 68
 

La pandemia por el COVID 19 ha puesto al descubierto varios temas de corte educativo, y, muestra lo que es urgente y prioritario atender:

a) La pertinencia de una revisión, vía transformación del currículo.
b) La perentoria necesidad de actualización didáctica y tecnológica del docente, quien, pese a las críticas que pudiesen hacerse sobre el rol que desempeña, es él, imprescindible para el aprendizaje del alumno.

Sobre los hombros del docente se sostiene casi todo el sistema escolar de nuestro país, de donde resulta que, si se le focaliza como factor detonante de cualquier empeño reformador, deben centralizarse en su capacitación y mejoramiento, recursos, políticas y reformas.

Las experiencias tenidas y observadas durante el confinamiento por la pandemia, nos ha mostrado la frágil situación de muchos docentes en temas pedagógicos, manejo didáctico del trabajo áulico, uso y manejo de Tecnologías de la Información y Comunicación (TIC), el trabajo colaborativo y la evaluación.

Al aislamiento social asumido durante la pandemia, y la dinámica socioemocional derivada del mismo, el contexto de los hogares y las dinámicas propias de cada núcleo familiar, amén de lo expuesto líneas arriba, han sido causales de la poca efectividad de las acciones educativas implementadas y los resultados obtenidos para “dar continuidad” al ciclo escolar. Al docente le fueron requeridas fichas académicas para que el alumno, confinado, y en situación de estrés, llevara a cabo la educación en casa. La Secretaría de Educación Pública (SEP) implementó el programa “Aprende en casa”.

Ambas acciones y sus resultados, pese a lo que se pregona, fueron muy buenos; hace que nos cuestionemos lo siguiente:

1. Qué acciones se están diseñando para que el docente se desenvuelva, con eficacia, en el mundo virtual, ya que han quedado demostradas sus necesidades al respecto.
2. Qué se está haciendo para dotarlo de estrategias didácticas para desempeñarse en entornos virtuales y para capacitarlo en los nuevos modos de enseñanza aprendizaje requeridos, y,
3. Cuáles son las acciones para que las escuelas cuenten con la infraestructura tecnológica y virtual requerida en el ya próximo ciclo escolar.

Ahora, la vuelta a la “nueva normalidad”, conviviendo con los riesgos inherentes a la presencia aún vigente del virus que nos ha puesto en la lona, patentiza la necesidad de seguir conservando la sana distancia en los espacios escolares, en salones de clase cuyas dimensiones la dificultan; requerimiento que se pretende solventar aplicando las directrices del aula invertida, combinándola con la división de cada uno de los grupos existentes, donde la mitad del grupo asistirá a clases presenciales a desarrollar los contenidos programáticos en determinados días, en tanto la otra mitad del grupo estará desarrollando las correspondientes tareas académicas en su casa, para luego invertir el mecanismo. Cabe preguntarse ¿quién lo apoyará en esta, para él novedosa estrategia? Ahora bien, ¿disponen los alumnos de los recursos de aprendizaje para hacer lo señalado o se guiarán del libro de texto que está hecho para ser desarrollado bajo la tutela del docente?

De no hacerse las revisiones, análisis, adecuaciones e implementaciones requeridos que garanticen acceso universal, equitativo y de calidad a la demandada nueva manera de ser y hacer escuela, estaremos rezagando el desarrollo nacional y poniéndolo en un punto de quiebre, por lo que, para no llegar a él, es pertinente buscarle alternativas de solución.