El Corazón de Ah' Canul - 67
Inicio
El eco de las campanas
Recopilaciones de Felipe J. Castellanos Arcila,
con las colaboraciones de Tris TAN Cahuich Avitia, Gas TON Tun Rentería y Mar TIN Marín de León
Portada - 67

 

Del Carnaval de Antaño.

Desde el año de 1928, como parte de las actividades de la recién creada Sociedad Cultural “AURORA” la señora Eufrasia Sierra de Avilés, organizó una comparsa exclusiva de mujeres adultas, quienes bailaban y cantaban acompañadas de diversos instrumentos musicales, castañuelas y panderetas. Al grupo se le denominó, con el paso del tiempo, como la “Comparsa de las Viejas Verdes”, misma que con renovadas participantes se mantiene vigente hasta la actualidad; con la modernidad la música viva fue suplida con música pregrabada y reproducida con equipos electrónicos.

“Ton” Tun interviene y… hurgando entre sus recuerdos, nos dice… Contemporánea a la Comparsa de Las Viejas Verdes, existieron “Las Estudiantinas”, grupos compuestos de entre doce y quince parejas de jóvenes, quienes entre coplas, cantos y versos bailaban por las calles y domicilios, que las recibían; como las comparsas se acompañaban de música viva y una pareja masculina que ejecutaban las maromas y saltos de Momo y Baco, dioses del Carnaval.  Destacaban las Estudiantinas organizadas por Don Manuel Herrera Pech,  Don Ramón Uribe “Chito Barrigón” , la de los hermanos Profesores Salvador y Pastor Rodríguez Estrada y las representativas de algunas Asociaciones culturales, de la época, cabe señalar que la letra de  los cantos y las coplas eran escritas por los dirigentes de cada grupo, la música era tomada de otros cantos populares, pero invariablemente todas las estudiantinas remataban su actuación interpretando  “la Jota Aragonesa” , en la que participaban los anfitriones de los domicilios visitados.  Es justo mencionar que con la modernidad en época más reciente, la música de las comparsas y estudiantinas fueron interpretadas por el destacado organista Manuel David Rodríguez Zapata, aclaró “Ton” Tun.

Participa en el Eco de recuerdos “Tin“ Marín, que alude… De manera totalmente improvisada en cuanto a la integración del grupo, pero escrito con mucha anterioridad y gran ingenio, se interpretaban “Los Gallitos”, coplas rimadas de hechos y sucesos acaecidos durante el año, descritos de manera chusca o en doble sentido, que  provocaba hilaridad entre quienes presenciaban la actuación de los galleros, es importante mencionar que un integrante del grupo llevaba cargando entre manos a un gallo vivo, que con tanto “zangoloteo” terminaba todo mareado como los intérpretes, quienes se mareaban, pero… por el consumo de las bebidas etílicas, es de señalarse que en estos grupos sólo participaban elementos masculinos y todos además de “chumados” participaban pintados de color azul añil. (el polvo usado, en la antigüedad para blanquea la ropa).

“Tan” Cahuich termina añadiendo… Todos los grupos carnavalescos concluían su actuación en los denominados “bajos del Palacio Municipal”, no sé por qué ¿…, aclara “Tan”, ya que el Palacio Municipal de Calkiní es de una sola planta arquitectónica…, pero en fin… Hasta la actualidad a los corredores frontales de nuestro recinto municipal se le sigue denominando “los bajos”, costumbres que se hacen leyes, remató “Tan”…

A los “Gallitos” se sumaba otro grupo, en la actualidad ya desaparecido, “Las Negras Choriceras” así como “El Toro Petate” que aún perdura, agregó Tin Marín, con las últimas Campanadas del Eco.  TAN…TON… TIN…

TIN…