El Corazón de Ah' Canul - 66
Inicio
Capítulo 2020
Teresita Durán Vela
Portada - 66
 

Apenas han transcurrido las primeras semanas del año. En el panorama internacional, no cesan los enfrentamientos diplomáticos entre USA e Irán, México y migrantes centroamericanos; el desastre en Australia y sus efectos ambientales, el triunfo de Guaidó en la Asamblea Nacional de Venezuela, la ratificación de Pedro Sánchez como Jefe de Gobierno en España, la pista de Evo Morales en América; la aparición del coronavirus en el mundo, sucesos cruciales que han expuesto un panorama de incertidumbre y caos político. Este año, algo positivo para la convivencia entre los pueblos, serán los Juegos Olímpicos de Tokio y la Copa Mundial de Futbol de sala en Lituania, al menos, dos acontecimientos deportivos en pos del encuentro y fraternidad humana.

En el país, la ola de homicidios, disputa entre organizaciones delictivas, acelerado crecimiento en el consumo de estupefacientes entre adolescentes y jóvenes, no se diga, los feminicidios, impunidad e inseguridad ciudadana. ¿A dónde vamos México lindo?

El vergonzoso desempeño del gobierno federal anterior, la desacreditación y destello de esperanza de la autollamada 4T (cuarta transformación) han favorecido la inestabilidad nacional, el estancamiento económico y la desconfianza; conferencias de prensa tempraneras, un simulado plan de austeridad dizque para ayudar “por seis años” al bienestar de los mexicanos.

¡Qué decir del bello Campeche! Mucho de su riqueza cultural. También de las expectativas en recaudación de los ayuntamientos, la incertidumbre financiera y administrativa de los recién aprobados municipios; el litigio territorial en la península yucateca, aeronaves sospechosas incautadas, el blindaje de la frontera con Guatemala, la vulnerabilidad de los jóvenes y sus familias ante el acecho de líderes delictivos para enrolarlos a sus grupos, sin minimizar el panorama sombrío de la economía local y la deficiente vigilancia municipal. Un año complicado. Aunque algunos paisanos argumentarán la falta de presupuesto federal, muy pocos reconocerán, falta de voluntad política y apatía por cimentar confianza en la sociedad.

El segundo decenio de un siglo convulsionado: el poder de las redes digitales, avances científicos, boom tecnológico, el desequilibrio climático, protestas sociales, respeto a la diversidad, la antesala al conflicto nuclear; y si agregamos, la llamada “descomposición del tejido social”, cáncer, diabetes, obesidad como problemas de salud prioritarios, escasez de  medicamentos, cancelación del seguro popular, etc… pareciera que el año, será de enormes desafíos en los diferentes contextos.

¿Y usted, mi apreciable seguidor de estas líneas? ¿Cómo recibió el nuevo año? Deseo haya sido, un buen comienzo, con renovados deseos y propósitos concretos en su vida. Justo para escribir el capítulo 2020 de su propia historia.

Ciertamente, el panorama pinta nebuloso pero es necesario reinventarse. Confiar en uno mismo, sentirse acompañado, para socorrer a la voluntad, seguir adelante; cada instante hilvana instantes en los 366 días que están por venir. Resurge la fe y esperanza, dos valores espirituales, indispensables para clamar fortaleza, mantenerse firme en el plan personal, familiar, laboral y profesional de su propio proyecto decidido; una buena dosis de motivación, alimenta el sistema inmunológico, predispone positivamente al cuerpo y a la mente.

Para el capítulo 2020 aún es tiempo de confeccionar el ropaje que llevará cada día de este año bisiesto. ¡Ánimo! Existe un ser invisible que lo sostiene, una razón poderosa que alimenta su existir… Agradezca hoy, mañana vuelva a dar gracias…

Con humildad, expreso mis parabienes para usted y los suyos. Bendecido 2020.