El Corazón de Ah' Canul - 65
Inicio
Me contaron un día...
Gaspar Herrera Farfán
Portada - 65
 

Sobre un inquieto y travieso ser que bordó en la imaginación lo extraordinario e inimaginable, creando pasión, duda, inquietud y temor, en todos aquellos que solo escucharon, o que tal vez tan solo leyeron o quizá escondieron en lo más íntimo de su ser alguna mágica experiencia que con prisa guardaron envolviéndolo en el delgado papel del temor, por miedo a ser calificados o hasta señalados por el desconocimiento y la ignorancia, que al final siempre han sido ellos los más severos jueces que critican, califican e imponen. ¡ASÍ SIGA SIENDO!

¡Guardianes de tesoros escondidos en la imaginación! ¡Héroes de infancias trastornadas en el deseo de ser, pero con el miedo de hacerlo realidad! ¡Todo eso escondido en una figura pequeña pero rodeada de mágicos poderes que parten  de lo natural a lo increíble en tan solo un leve movimiento de la imaginación! ¡Gran amigo de la nobleza y de la honestidad y fuente fidedigna de la lealtad cuando se logra la percepción de la humildad de corazón y la pureza del sentimiento humano!

Dueño del viento y de la lluvia, severo juez que determina la vida o la muerte tan solo con la acción primera hacia su aceptación o animadversión; juguetón, inquieto y perspicaz, que en su inocencia toma las cosas como suyas y las esconde o las utiliza para su sobrevivencia; anciano en cuerpo de niño con inocencia benévola pero que sabe aplicar castigos en forma aterradora. Por ello necesita de atenciones y de ofrendas con el sagrado alimento de su raza, el maíz en forma de pozol, y la masa cocida en forma de tamal para seguir ese lazo de lealtad entre el hombre y ese mítico ser, cuidador y guardián del cuerpo y de las propiedades.

Se ha mencionado que es una criatura mundial, que hace pensar en su existencia pues hasta Santa Clos o Santa Claus, o Papá Noel o Nicolás, o como le llamen o conozcan, los tiene a su lado para ayudar a los niños a ser felices y a los hombres a salvaguardar esa felicidad de los niños. ¿Que fueron creados de barro virgen?... ¿Que por las noches cobran vida para cuidar y proteger a quienes les dieron parte de la suya por medio de su sangre? Me contaron de los Aluxes tantas cosas pero una de las más grandes es su lealtad, su honestidad y su valor. Respeto y admiración por ellos.