El Corazón de Ah' Canul - 64
Inicio
Conoce tu municipio
En la actualidad, ¿ha mejorado la situación socioeconómica de la población de Calkiní?
Víctor M. Suárez Arcila
Portada - 64
 

De 2008 a 2018, las dos variables de mayor peso en la pobreza son el ingreso insuficiente para comprar la canasta básica y la seguridad social; la mayoría de los mexicanos que trabajan están mal pagados y sin acceso efectivo a la salud y a la protección social.

En diciembre de 2017, el CONEVAL (Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social) dio a conocer los resultados de pobreza municipal 2015 y en el informe señala como dato relevante que entre 2010 y 2015 la pobreza disminuyó en el ámbito nacional en 711 municipios, en un porcentaje de 5%, Calkiní, entre ellos. También en 1,088 municipios la pobreza extrema se redujo más de 5%, en Calkiní según este reporte disminuyó 8% al pasar de 21.2% a 12.7%, beneficiando a más de 6,000 habitantes del municipio. Si bien estas cifras son alentadoras, al compararlas con los registros estatales, los datos del municipio están por arriba de 16% en pobreza, 10.5% en pobreza moderada y 5.6% en pobreza extrema, lo que nos lleva a pensar que si bien en estos últimos cinco años se ha logrado un avance, éste ha sido insuficiente ante las demandas de gran parte de la población municipal, que ha padecido pobreza desde tiempos remotos.

Si bien la pobreza moderada y extrema disminuyeron algunos indicadores importantes que miden el poder adquisitivo de la gente, como Población vulnerable por ingresos registró un aumento de 0.9%, al pasar de 1,774 a 2,040 personas (algo similar se dio a nivel estatal al pasar de 25 % a 32 %, la población con esta vulnerabilidad), y la Población con carencias sociales que aumentó un 5.6% (trabajadores informales, ambulantes, sin seguridad social), afectó a cerca de 2,500 pobladores. Un dato que resulta también preocupante del informe 2015 es el de Población no pobre y no vulnerable, es decir, algo así como la clase media de Calkiní que en 2010 era del 17%, unas 9,000 personas, pasó a 7,000 un 13% esto es, una disminución de 4%.

Sobre todo lo anterior, vale la pena resaltar que el CONEVAL empleó como fuente de información, la Encuesta Inter Censal 2015, que tiene como propósito actualizar la información sociodemográfica a la mitad del período entre el Censo de 2010 y el que se habrá de aplicar en 2020; estos resultados comprenden al ámbito nacional, estatal y municipal y para localidades de más de 50,000 habitantes en adelante; al carecer de datos que le permitan calcular directamente la pobreza multidimensional a escala municipal, usó para el cálculo de ésta, en municipios como el nuestro, herramientas estadísticas conocidas como técnicas de estimación en áreas pequeñas. Sin dejar de reconocer el esfuerzo del CONEVAL en los resultados de este estudio, no hay que perder de vista que el grado de confiabilidad es mayor, cuando se tiene como sustento informativo las bases de datos de los Censos de Población y en ese sentido sería muy saludable esperar el informe del CONEVAL del año 2020, para conocer cuanto más se ha avanzado en el combate a este lacerante fenómeno socioeconómico, que afecta a más del 50% de la población del país y en el caso de nuestro municipio con elevada presencia de población indígena, cercana al 60%.

La razón le asiste a Acción Ciudadana Contra la Pobreza, cuando señala la importancia de impulsar políticas económicas a favor de un salario digno y el derecho de la población al acceso a la seguridad social y a la salud como estrategia para abatir los niveles de pobreza, que padece la mayoría de la población nacional. En un interesante estudio del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, se hace un comparativo de los productos básicos para el sostén familiar que se podían adquirir con un salario mínimo en 1978, tales como frijol, tortillas, leche, etc. y los que se podían adquirir con un salario mínimo en 2014, la diferencia es abismal.

En ese sentido, el nuevo gobierno de la república ha fijado como eje central de su política social, impulsar las acciones necesarias para abatir la desigualdad en los ingresos de la clase trabajadora, que viene a ser la principal fuente de sustento del 65% de las familias mexicanas y ha prometido que en este sexenio se nivelará el rezago en los salarios mínimos; sin embargo, hay que tener en cuenta que los resultados de las políticas sociales son por lo menos a mediano plazo; por ello resulta alentador que las autoridades estatales, en sintonía con los programas sociales del  gobierno de la república, hayan incluido en su agenda de gobierno como prioridad, el combate a la pobreza y la desigualdad social y económica de la población. De cumplirse este programa, uniendo esfuerzos los gobiernos y ejerciéndolo con compromiso, voluntad, eficiencia y eficacia, es altamente probable, que en un período de dos a tres años se empiecen a ver resultados económicos y sociales con justicia, para ese amplio sector de la población calkiniense que tanto ha esperado este momento.