El Corazón de Ah' Canul - 63
Inicio
¿Negligencia? ¿Incompetencia?
Carlos F. Suárez Arcila
Portada - 63
 

A últimas fechas hemos tenido evidencias de que el desempeño de algunos, de nuestros gobiernos municipales no ha sido realizado con la eficacia que el pueblo de Calkiní se merece.

Sabido es que las percepciones recibidas por los funcionarios son altas, y su monto, para un municipio de escasos recursos económicos, resultan onerosas, por lo que considero se debería trabajar más en beneficio del pueblo al que se deben y, de este modo justificar sus emolumentos.

En el año 2015, (primero del trienio 2015-2018), por falta de liderazgo o porque un grupo de regidores siguieron pensando y actuando acorde a sus intereses personales o partidistas, y no como representantes del pueblo, no se pusieron de acuerdo para elaborar el Proyecto de Ley de Ingresos del municipio para el año 2016, a fin de entregarlo al Congreso del Estado para el trámite respectivo.

En consecuencia, nuestro municipio, de acuerdo a la ley, recibió el mismo presupuesto del año 2015. Fuimos el único municipio que no cumplió y el que no tuvo incremento alguno en las ministraciones para el adecuado desarrollo de sus programas.

Hace algunos meses, a través de la prensa, nos enteramos que el edificio del DIF Municipal había sido puesto en subasta pública para poder solventar adeudos derivados de demandas jurídicas interpuestas por empleados municipales que fueron despedidos, según ellos injustamente, y que acudieron a las instancias de ley, que, después de un detallado análisis, falló a su favor.

Me pregunto: ¿por qué los ayuntamientos, el generador del caso, y los subsiguientes, sabedores del problema, no buscaron oportunas alternativas de solución?

A como van las cosas, no es remoto que en el futuro, puedan ser subastados la Unidad Deportiva 20 de Noviembre o el Palacio Municipal.

¿Por qué el Pueblo tiene que perder su patrimonio por negligencia o incompetencia de sus autoridades? No lo considero justo; pero lo peor del caso es que, la mayoría de ciudadanos sólo comentamos y actuamos con nuestra habitual indiferencia.

En el primer caso expuesto, la Asociación Civil El Corazón de Ah Canul, hizo solicitudes y exhortos de conciliación a los integrantes del Cabildo y así mismo, se pidió la intervención del Congreso del Estado; lamentablemente no logramos nuestro propósito de apoyo y mediación.

¿Es que en esto consiste la democracia?