El Corazón de Ah' Canul - 60
Inicio
E D I T O R I A L
Portada - 60
 

Cuando muere una lengua,
ya muchas han muerto
y muchas pueden morir.
Espejos para siempre quebrados,
sombra de voces
para siempre acalladas:
la humanidad se empobrece.

Miguel León Portilla (Fragmento)
 

Grandiosos versos que encierran mucha verdad, porque las lenguas originarias o indígenas, como les quieran llamar, están llenas de sabiduría; la amplia cosmovisión de sus hablantes en tiempos pasados les permitía ver el mundo de otra manera, quizás mejor de cómo lo vemos en la actualidad los seres humanos del siglo XXI.

Celebramos que el 2019 sea declarado “El año internacional de las lenguas indígenas” por la ONU; desde luego, recomendación dada desde el año 2016, cuando el Foro Permanente advirtió que el 40 por ciento de las siete mil lenguas indígenas que se hablan en el mundo están en riesgo de desaparecer.

Que si esta declaración es relevante, definitivamente, y creemos que para todos aquellos que se sienten orgullosos de ser descendientes de un linaje como lo fue el nuestro, el de la civilización maya. Sin duda, esta declaración es una enérgica llamada de atención a los pueblos del mundo. Sabemos que las intenciones son magníficas; las lenguas originarias son patrimonio e identidad, un gran legado cultural. Seguimos resistiendo después de más de quinientos años.

La pérdida es real, por eso urge buscar los mecanismos para revitalizarlas, fomentarlas, tanto a nivel local como nacional e internacional. Rompamos la demagogia institucional, porque en eso se convierten muchas declaraciones, si no llegan a donde tienen que estar. Actuemos en consecuencia.