El corazón de Ah' Canul - 54
Inicio
J' Yeét'
(Sobador)
Romualdo Méndez Huchín
Portada - 54
 

J' Yeét'

X’yaa pach,
K’inaam Pach,
Kaam  pach
Loot’ pach
Jach u K’oojaniloob in sukuun maya,
Bale ma a tukultik,
Yan yum y´eet´,
Le maak nukuch u k´aabóo
Le maak mu´uk´ano,
Le maak ku ts´aak yetel u k’aabób,
Le maak Jach uts’ó,
Ku káj leé, chambel u pats’tik a pach
Yetel u k’ìnaal k’aab,
Kinaal tumen u yek’ balché yan tu k´ab,
Tu laakal a pach ku pats’tik,
Ju jun p’itile ka ch’i’ik a wool,
Tu ts’ooké ku wak’iik a x’toolpach,
Le keen ts’ókoke;
ku tak tal a ki wenel,
junp´eel tam wuené
tu laak’ k’iné
A winklilé sasats’ki, balé sen kí,
Le k’inaamoobó saátoob, ts’oka wutstaj,
Le keen a nuup’ tu kaatené
Le jyeet’ó tu sakcheej ta wetel,
Le a pixaanexó kimak yooloob
Juntuul tuumen le maalob baa tu mentajó

yetel u laák’e, tuumen le máaloob baa tu k’amjó.

 

Sobador

Dolor de espalda,
espalda adolorida,
espalda engarrotada,
espalda acalambrada,
esas son las enfermedades de mi hermano maya,
pero no se preocupa
existe el sobador,
el hombre de las manos grandes,
el hombre fuerte,
el hombre que sana con las manos,
el hombre bondadoso,
cuando empieza, te talla suavemente,
con sus manos tibias,
tibias por la grasa animal,
te soba toda la espalda,
poco a poco vas sintiendo alivio,
al final te truena las vértebras,
y cuando termina;
te invade un sueño agradable,
sueño profundo
al día siguiente,
tu cuerpo está flojo, bien rico,
los dolores desaparecieron; sanas,
y cuando te encuentras nuevamente
con el sobador,
él sonríe contigo,
sus almas están contentas
uno por el bien que hizo,

otro por el bien recibido.