El corazón de Ah' Canul - 43
Inicio
La honorabilidad abollada
Felipe J. Castellanos Arcila
Portada -43
 

De conformidad al Diccionario de la Lengua Española, a Honorable corresponde la acepción de: Digno de ser honrado. Respetable. Digno.

Así bien, se dice honorable a la persona o instituciones que son dignas merecedoras de ser honradas y respetadas por su comportamiento, anteponiendo  por sobre cualquier interés su honorabilidad, es decir actuando con honor, cualidad que impulsa al hombre a comportarse de modo que sea merecedor del respeto de los demás.

Lo anterior viene a colación por los recientes informes de la Auditoría Superior de la Nación y de la CIDH Comisión Interamericana de Derechos Humanos sobre situaciones de presuntas irregularidades cometidas por autoridades de los ámbitos federal, estatal y municipal de muchas de las entidades federativas del país, en cuanto a manejos de recursos y de respeto a los derechos humanos, situaciones que ponen en entredicho a quienes se ven involucrados en los presuntos ilícitos, que desde luego dañan, en la percepción de la ciudadanía, la honorabilidad de quienes solemnemente protestaron servir a la patria.

En el ámbito local los sucesos acaecidos a finales del año 2015 entre miembros integrantes de nuestro Ayuntamiento, Presidencia y regidores morenistas, desde el inicio de su gestión, que asumieron comportamientos apartados de las formas y costumbres que han caracterizado al pueblo calkiniense, que de alguna manera minaron la credibilidad y honorabilidad de esa institución gubernamental, que tanto requiere de la aceptación y aprobación de toda la comunidad, para dirigirla, y encausar proyectos que permitan un mayor y mejor desarrollo social en nuestro Municipio.

De ahí la exhortación hecha por la Asociación Civil U’ Puuk Sik’Al Ah’ Canul a través de una carta dirigida a todos los integrantes del Ayuntamiento local a finales del mes de noviembre pasado, para invitarlos a deponer sus actitudes de confrontación y apartados de los elementales principios democráticos  y buscar, en un marco de tolerancia y respeto mutuo, los consensos y las buenas formas  que permitan la adecuada gobernabilidad de nuestro municipio; de igual manera se le envió una carta al C. Gobernador Constitucional del Estado, Lic. Rafael Alejandro Moreno Cárdenas, solicitándole su intervención dentro del ámbito de su gestión, para ayudar a las partes en conflicto a salir delante de esa lamentable  situación.

Por otra parte el partido Movimiento de Regeneración Nacional, MORENA, del cual emana el actual Ayuntamiento municipal, a través de sus dirigentes y de los regidores municipales de ese partido, presentaron ante la Contraloría Municipal acusaciones de presuntas faltas administrativas de las autoridades municipales, anterior a la actual, posibles faltas que de no aclararse debidamente dañan la imagen de esas autoridades.

Hasta la fecha las partes en conflicto, en el Ayuntamiento, mantienen sus posturas de falta de entendimiento y de acusaciones mutuas sobre presuntas irregularidades en las funciones de las partes, con los consiguientes trastornos administrativos que entorpecen sus atribuciones,  para lo cual fueron elegidos. Al final de cuentas el único perdedor, de este altercado interno, es el pueblo.

“Por amor a Calkiní”, como rezaba la frase publicitaria en la campaña de quienes fueron electos, bien valdría pena el esfuerzo por ambas partes para llegar a acuerdos conciliatorios que permitieran el buen funcionamiento  del Ayuntamiento, al menos así lo consideramos quienes en ellos depositamos nuestra confianza, o es que ya se terminó ese amor con el pueblo, en plena luna de miel.