El corazón de Ah' Canul - 29
Inicio
E d i t o r i a l
Portada -29
 

Con el esfuerzo de las autoridades municipales, estatales, federales y los ciudadanos, el Centro Histórico de Calkiní, ha venido adquiriendo una nueva y hermosa fisonomía. A últimas fechas han contribuido a ese embellecimiento, el rescate de la fachada del edificio de la Casa de la Cultura, una auténtica joya de la arquitectura colonial; la construcción del Centro de Desarrollo Comunitario, del cual esperamos su pronto funcionamiento en cumplimiento de su propósito, y el arduo como meticuloso trabajo de limpieza y restauración que se viene efectuando en el exterior del templo de San Luis Obispo, nuestra más preciada obra arquitectónica.

Indudablemente que estas labores, aunadas al esmero en la iluminación y la pintura área en cuestión, son de valorarse y son motivo de orgullo para los calkinienses.

Sin embargo, consideramos que algo más se puede hacer a fin de que los ciudadanos y especialmente las nuevas generaciones se involucren en el cuidado y preservación de nuestro centro histórico.

En el régimen municipal anterior, a iniciativa de nuestra Asociación Civil y promovida por el Ayuntamiento y con el valioso apoyo de un grupo de ciudadanos, integrado por Fred Berzunza Chacón, Santiago Canto Sosa, Felipe Castellanos Arcila, Carlos Fernández Canul, Alonso Reyes Cuevas y Carlos Suárez Arcila, se instalaron en el centro histórico –en sitios, edificios y domicilios particulares-, placas metálicas que brevemente resumen hechos o sucesos de especial significancia en nuestra ciudad.

Como complemente de esa actividad, se elaboró un documento guía, que en forma  pormenorizada y explícita explica el motivo del valor histórico de cada lugar, por lo que ahora sugerimos que la Dirección de Educación o de Cultura del Ayuntamiento en funciones, organice con estudiantes visitas guiadas para darles a conocer lo referente a cada uno de los sitios mencionados. Conociendo las cosas, comprendiéndolas, es como se les pone más atención y surge el consiguiente aprecio por ellas.

Así mismo en relación con el tema que tratamos es justo reconocer el esfuerzo del Gobierno del Estado por la renovación del faro de Isla Arena y la construcción e instalación del Museo a Pedro Infante. Consideramos que un medio para que los isleños se acerquen más al museo, sería en programar audiciones de música mexicana (grabada), así como la exhibición de películas de la Época de Oro del Cine Mexicano, sin faltar desde luego, las del famoso actor que da nombre al museo.