El corazón de Ah' Canul - 27
Inicio
La escuela de hoy
Estela Hernández Sandoval
Portada -27
 
 

El vivir un mundo globalizado ha implicado, para "poder adecuarnos a él, profundas transformaciones en nuestros procesos económicos y productivos, en la organización social y en la concepción del mundo y de la vida.

Todas las organizaciones humanas para sobrevivir se han visto precisadas al hacer reingeniería y redefinir su misión, construir una nueva visión, adquirir nuevas formas de organización que le permitan adaptarse al contexto en el que se encuentran inmersas.

Los sistemas educativos no son la excepción y además del desafío señalado en el párrafo anterior se enfrentan con otros como por ejemplo el habérseles otorgado, el papel protagónico como motor de la competitividad, de las transformaciones sociales, además, ser promotor y creador de la equidad y justicia social. La democracia, hoy por hoy, de ser un proyecto político pasa a ser un proyecto educativo y las prácticas educativas vienen a convertirse en el espacio cotidiano para su aprendizaje. Es frecuente escuchar que se habla de la necesidad de mejora de la escuela y por lo tanto de las posibilidades y desafíos que la misma plantea. Entonces, creemos que estamos ante un gran reto: hay que cambiar lo que sucede en la escuela.

En este desafío resulta primordial, primeramente, clarificar qué es la mejora; qué es la mejora de la escuela y cómo tiene lugar; además de puntualizar si existen condiciones concretas que promueven las mejoras o caso contrario que las inhiben.

He aquí un intento: La mejora es aumentar, incrementar un estado de cosas o condiciones que ya resultan ser positivas pero que podemos, como producto de una serie de acciones estratégicas, obtener un mayor perfeccionamiento de ellas.

En cuanto a la mejora de la escuela y cómo tiene lugar, vamos a basarnos en Velzen (1985), citado por Bonilla P. (2009), quien al respecto afirma que "constituye un esfuerzo continuo y sistemático destinado a conseguir un cambio en las condiciones de aprendizaje y en otras condiciones internas relacionadas con éstas en una o más escuelas, con el objetivo último de cumplir las metas educativas de manera efectiva".

Tal conceptualización pone de manifiesto la estrecha relación entre la mejora de la escuela y el cambio que en ella debe operarse, además señala como principal foco de atención el aprendizaje y por ende a la enseñanza y a las condiciones organizativas.

Consideramos que expresada la mejora de la escuela en estos términos, la misma, constituye una serie de procesos recurrentes a través de los cuales una escuela, además de definir su propia dirección, incrementa los resultados en los aprendizajes de los alumnos al centrar su atención en el aprendizaje y en la enseñanza, estimulando, para ello, las condiciones internas que posibilitan e intensifican el cambio, y comprometiéndose en el monitoreo, en la supervisión y evaluación de su propios procesos y logros.

Los procesos dados en la mejora de la escuela, así como la misma mejora escolar son un evento único y singular a cada centro educativo porque las condiciones contextuales, y el centro mismo, también lo son, por lo que no puede estandarizarse un modo de mejora escolar.

En referencia a si existen condiciones concretas que promueven las mejoras y otras que las inhiben, el estudio del tema ha sido una constante desde los años 60. Lukas, J. Santiago K. (2004) citan a Coleman et. al (1966) y a Jenks et. al. (1972) quienes demostraron, mediante los métodos de investigación de la época, que los antecedentes socioculturales y económicos de los alumnos condicionaban su rendimiento escolar. Sin embargo, investigaciones posteriores descubrieron que el funcionamiento, la operacionalización de la escuela tiene un gran peso en los resultados de una mayor igualdad social; es decir, se descubrió otro factor que podía explicar parte de las diferencias que se daban entre alumnos con antecedentes similares que existían a diferentes escuelas, con lo que se comienza a considerar el efecto escuela y se vuelven los ojos a los procesos que en ella se dan. Así es como cobra relevancia la evaluación de los centros escolares, con un claro intento de medir la calidad y el mejoramiento de la eficacia.