El corazón de Ah' Canul - 24
Inicio
Los fusilamientos en Calkiní
Fred Berzunza Chacón
Portada -24
 
 

El 13 de junio del presente año se cumplen 145 años del fusilamiento de tres connotados imperialistas. El gobernador del Estado de Campeche en aquel entonces lo fue don Pablo García y Montilla; el Presidente Municipal de Calkiní don José Nicolás García Gil y el Prefecto Político don Laureano Rodríguez.

Así pues, Calkiní tuvo la mala suerte de ser el pueblo escogido por don Pablo García para ser el escenario de este fusilamiento. En el archivo de la parroquia San Luis Obispo, ya dañada por el paso del tiempo, existe el acta de defunción que reza así:

“D. José Dolores Ponce, D. Nicolás Dorantes y Ávila y D. Juan Espejo. Pasados por las armas a petición de un corazón diabólico. Jueves 13 de junio de 1867, fueron sepultados en el cementerio general de esta Santa Iglesia Parroquial de San Luis de Calkiní, a las cinco de la tarde, los cadáveres del Lic. D. José Dolores Ponce, natural de Izamal, esposo que fue de Da. Petrona Font; del Lic. D. Nicolás Dorantes y Ávila, natural de Hecelchakán, esposo que fue de Da. Rafaela Abreu y del Gral. D. Juan Espejo, mexicano, esposo que fue de Da. Julia Sigler, quienes recibieron el Sto. Sacramento de la confesión. Lo que certifico y firmo con facultad Superior. Juan Manuel Pasos Gala (Rúbrica)”.

Maximiliano de Habsburgo, Emperador de México, Miguel Miramón y Tomás Mejía, fueron fusilados en el Cerro de las Campanas, en Querétaro, el 19 de junio de 1867 y Calkiní para no quedarse atrás tuvo su “cerrito de las campanas” una semana antes de lo hecho en Querétaro.

Lo más granado de la sociedad campechana pedía clemencia para los reos, pero desoyendo los ruegos el gobernador del Estado los hizo trasladar la noche - madrugada del 12 de junio a Calkiní, en una carreta, con las ruedas y los cascos de los caballos forrados con trapos y escoltados por un piquete de soldados al mando del teniente Febronio Caraveo.

No sé si Calkiní haya sido el único lugar en el Estado de Campeche que hubiera registrado estos acontecimientos funestos, porque el 31 de diciembre de 1866 fueron ajusticiados Clemente Baldés de Dzitbalché y Francisco Cámara de Tecoh y el martes 22 de enero de 1867 los imperialistas pasaron por las armas a Atanasio Montero, Dolores Góngora, Teodoro Durán, Francisco Novelo, Trinidad Tel, Doroteo Aguilar, Vicente Granados, Lucas Matos y Pedro García, todos ellos duermen el sueño eterno en lo que fue el Cementerio de la Parroquia de San Luis Obispo de Calkiní.