El corazón de Ah' Canul - 13
 
No. 13
Bicentenario de la Independencia
1810-2010
Comisión Municipal
Sucesos durante la lucha
 

Es muy conocido el hecho de que don Miguel Hidalgo después del Grito de Dolores, y a su paso por Atotonilco tomó la imagen de la virgen de Guadalupe, como estandarte y eso le valió que se le unieran a la causa muchos pobladores, pues se dice que en cierto momento su ejército llegó a contar con 80 mil personas.

El virrey Francisco* Javier Venegas no se quedó atrás y mandó llevar a la capital de la Nueva España a la virgen de los Remedios y la abanderó como protectora de la causa de los realistas la llamó "La Generala".

Cuando después de la batalla del Monte de las Cruces, en que Hidalgo tenía libre la entrada a la capital del virreinato y por motivos desconocidos no lo hizo Venegas lo atribuyó a un milagro de la virgen de los Remedios.

 
 
 

 

La rivalidad existente entre los españoles peninsulares y los criollos fue a la larga uno de los motivos que impulsó a la lucha por la independencia de México. Por ejemplo, un militar criollo nunca alcanzaba el grado de general por más méritos que tuviera. El máxima grado al que podía llegar era el de coronel. Sin embargo, volviendo a la rivalidad, se dieron casos muy sonados de celos entre los propios militares españoles, tal fue el caso del virrey Francisco Javier Venegas, que llegó precisamente a la Nueva España en septiembre de 1810, cuando el cura Hidalgo acababa de iniciar el movimiento armado, y el general Félix María Calleja, también español, que no era aceptado por el virrey para estar al frente de las tropas realistas, porque había hecho su carrera militar en la Nueva España y no en España luchando en las guerras que tuvieron con otras potencias europeas. Cuantas veces podía ninguneaba a Calleja.

A la larga la rivalidad la supo capitalizar Calleja y le costó el puesto a Venegas. Calleja fue nombrado virrey en su lugar.

 

Cuando se habla de la guerra de independencia mayormente se hace mención de los enfrentamientos que se dieron en los campos de batalla con la participación de la infantería, caballería etc., pues fueron los más frecuentes, sin embargo, hubo también guerra en el mar. La batalla naval más importante se dio en julio de 1816, cuando la goleta insurgente llamada "Patriota", después de un intenso cañoneo, logró capturar la corbeta "Numantima". La "Patriota" era de nacionalidad estadounidense y había sido contratada para luchar a favor de los insurgentes.