Inicio de la página
Comentarios, artículos, columnas...
 

Agosto festivo

(10 de agosto de 2022)
 

Durante el mes de agosto, la fiesta patronal en Dzitbalché desborda algarabía, muestras de fe, costumbres familiares y tradiciones religiosas en honor a Asunción de María Santísima. Celebración religiosa arraigada en los creyentes católicos, festividad popular que congrega a visitantes, nativos y residentes de la histórica   Ciudad de los Cantares.

Procesiones, estandartes, gremios, tamaladas, toritos, voladores, charanga y bailes son el día a día; actividades programadas por el templo parroquial con entusiasta participación de socios y directivos de las agrupaciones que se unen a la celebración mariana más importante de la ciudad.

La alborada y mañanitas frente a la escalinata del viejo templo, tejen su propio manto para protegerse de la neblina; emocionados, los asistentes comparten cantos, oraciones ante la venerada y hermosa imagen de la madre de Cristo. Por la tarde, el desfile de devotos: pequeños y adultos portan estandartes, banderolas; llevan en manos, ramos y velas. El derrotero sigue el ritmo de la charanga y la señal de los voladores, ¡un espectáculo con ternos, coloridos huipiles y flores adornan las calles!

 
 

La ceremonia religiosa incluye el Santo Rosario y la Misa, rituales en honor a la Virgen, ataviada elegantemente en tonos azul y blanco; hilos plateados o dorados en finos encajes estilizan el vestido que año con año estrena (ofrenda de alguna persona o familia), que con antelación solicita su registro al Consejo Parroquial para obsequiar a Asunción de María, cambio de vestido que se realiza siguiendo un protocolo especial. La bella imagen luce un ajuar de joyas y una delicada corona para presidir su festejo.

Es la fiesta esperada por lugareños, aquellos que han se alejado de su tierra natal; regresan a casa, el reencuentro es inevitable: amigos, familiares, paisanos, colegas recalan al hogar de los mayores; a caminar nuevamente las calzadas de la plaza o resguardarse del fuego del torito en la escalinata, los portales o el kiosco.

Me encantan esos momentos; volver a abrazar a las personas, acudir a la parroquia siguiendo las campanadas, resguardarse del fuego y del humo de la pirotecnia son instantes que perduran sin importar la edad. Recuerdos conservados en postales que actualmente se comparten al instante a través de medios y redes digitales. Un pasaje grabado en la memoria. Único, inolvidable.

 

 

Los gremios de Dzitbalché y el acostumbrado convite distinguen al lugar de poblados circunvecinos. El gentío acude a la plaza principal a disfrutar del espectáculo de luces artificiales, otros a degustar un delicioso huapango, esquites, elotes cocidos bañados en chile molido y limón, una bolsa de palomitas o chicharrones humedecidos por un rojo picante; tal vez, unos panuchos recién preparados, una torta calientita o unos tacos con apetitosas salsas.

El 15 de agosto es el día principal. Una multitudinaria procesión acompaña el cortejo de la Patrona por las calles, hasta llegar nuevamente al altar principal, rodeado de abundantes arreglos florales.

Agosto en Dzitbalché; es tiempo de devoción y fe, recuerdos, cordialidad y convivencia. ¡Alegres fiestas marianas! ¡Días gozosos para el pueblo!

Santísima Asunción de María
no abandones a tu pueblo
sé luz en el desconsuelo, 
alegría y esperanza.
Amén.

Teresita  Durán. Agosto 2022.

 
 
 

Texto: Enviado por Teresita Durán, el 9 de agosto de 2022 / Fotos: Santiago Canto Sosa, en el siguiente orden: 15 de agosto, 2010, 2015, 2013 y 2018.