Inicio de la página
Comentarios, artículos, columnas...
 

Aurelia Briceño Carrillo. Hija de Bécal

(14 de mayo de 2022)
 
 

La generosidad de la vida me dio la oportunidad de conocer a la profesora Aurelia Briceño Carrillo, apreciar la honestidad, en la claridad de su mirada; abrigar la delicadeza de su piel entre mis manos, escuchar de sus labios, mensajes de sabiduría hasta extasiarme con el impulso de sus recuerdos, experiencias y vocación magisterial al servicio de la entidad donde nació.  

No hay duda, sus capacidades y talento iluminan los salones más grises, rostros infantiles esmaltados de tristeza o padres con huellas de preocupación; su lúcida inteligencia encumbra su sapiencia; con libertad, deja correr caudales de anécdotas: antes, durante y después de su vida como docente. Ella es referente de la educación  campechana, sensible y generosa.

Sus orígenes

Aurelia Briceño Carrillo es oriunda del puerto de Champotón; nació el 27 de diciembre de 1938. A la edad de cuatro años, junto a sus padres se trasladó a vivir a la ciudad de Campeche. 

Cursó estudios primarios en la escuela Justo Sierra Méndez. Su inquebrantable deseo de enseñar a los niños, estudiar para profesora y presentarse a la escuela de la comunidad más apartada de su hogar, fueron su motivación para continuar estudiando en la capital campechana. Se distinguió como alumna sobresaliente; gozó del reconocimiento de altruistas educadoras: Pilar Elena Flores Acuña, Julia Esther Pérez González, Martha Medina del Río, Alicia Diego, Violeta Selem y del profesor Vicente Castro Bacallao, quienes alimentaron su pasión por la educación. La escasez económica familiar no fue impedimento para truncar sus aspiraciones, así que la mano generosa y cariño de sus maestras sostuvieron su decisión para cursar estudios para Profesora de Educación Primaria.

Su llegada a Bécal

Terminó su educación Normal en el verano de 1960, en la Universidad de Campeche. El 3 de mayo de 1962 obtuvo el Título de Profesora de Educación Primaria. Inició su ejercicio profesional en forma provisional –durante dos meses- en las aulas del colegio Dr. Héctor Pérez Martínez, del barrio de San Francisco, en la capital campechana, siendo directora la Profa. Rafaela Montejo. 

Ese mismo año, el Profr. Ramón Bezunza Herrera hizo entrega de su nombramiento para la escuela primaria federal del poblado Bécal.

El amor por la población cristalizó desde su llegada en octubre de 1960. Acompañada de su hermano, después de una travesía en ferrocarril de Campeche a Calkiní, descendió para abordar un taxi polvoso y ruidoso que la llevaría a Bécal. Se presentó a la escuela central Dr. Héctor Pérez Martínez; fue recibida por el Director, Francisco Villanueva Méndez, quien le asignó el grupo de primer grado. Así comenzó su carrera profesional, recién egresada, con entusiasmo jovial y convicción para aplicar métodos y técnicas de enseñanza para que los niños aprendieran a leer y escribir. 

En 1963, contrajo nupcias con Armín Rosado Acosta; de esa unión matrimonial, nacieron sus hijos Gabriel, Jorge y José Antonio.

Desempeño docente

Dedicó 32 fructíferos años a la educación de niños y jóvenes becaleños. Durante más de tres décadas, por sus aulas pasaron cientos de niños; enseñó con el método ecléctico en los primeros grados. En los últimos años de servicio, fue la maestra preferida de quinto y sexto grados. Uno de sus alumnos resultó ganador de la Olimpiada del Conocimiento Infantil, haciéndose acreedor a un viaje a la Ciudad de México para visitar al Lic. Miguel de la Madrid Hurtado, Presidente de la República, y recibir el reconocimiento de autoridades educativas estatales. Padres de familia, alumnos y la sociedad becaleña rinden agradecimiento a su gran labor realizada, respeto a su humildad y generosidad. 

Cuando la escuela primaria federal que la acogió al inicio de su ejercicio, cambió de nombre, se sintió más orgullosa, pues su mentor Vicente Castro Bacallao sería recordado por siempre, educador campechano y filántropo, es el nombre de la escuela donde concluyó su servicio docente. También laboró como Maestra de español, en la Escuela Secundaria Vicente Guerrero durante tres períodos escolares. En el año de 1992, dejó las aulas; su retiro dejó un vacío en la plantilla escolar. 

Posteriormente, se incorporó al Programa de Solidaridad para docentes jubilados, dando asesorías, apoyo pedagógico de reforzamiento a alumnos y clases de tejido con gancho y agujas, a mujeres de la comunidad, actividad que realizó durante diez años. De dicho Programa recibió Reconocimiento por su labor. 

Otras actividades

- Primera Directora de la Casa de Cultura (durante la administración del Prof. Heracleo Uc Brito, Presidente de la Junta Municipal de Bécal).

-Promotora de actividades culturales y escolares.

-Coordinadora de exposiciones con trabajos manuales elaborados por sus alumnos.

-Representante ciudadana en proyectos de mejoramiento de la comunidad.

Aurelia Briceño Carrillo cuyo  nombre ha trascendido más allá del tiempo, permanecerá en las páginas de la historia de la educación pública en Bécal, vivirá en la memoria de centenares de alumnos, resplandecerá en el futuro como aquella luz del viejo faro de la bahía de Campeche –su tierra natal- que ha visto partir tantas barcazas y marinos. Sus  alumnos la recuerdan como “la mejor maestra”.

Una mujer honesta, entusiasta servidora social y ciudadana extraordinaria. Dejó en las generaciones de sus alumnos, la semilla del saber, espíritu de superación en miles de profesionistas; su alto compromiso y responsabilidad social, hicieron de aquella joven soñadora una maestra ejemplar.

Campechana de nacimiento, becaleña por decisión. Actualmente, disfruta el amor de su familia, en su domicilio, en la ciudad de Bécal. 

Sirvan estas líneas como testimonio de gratitud por dar a los becaleños su tiempo, conocimientos y valores. Agradecida por servir a nuestra tierra natal.

Honor a quien honor merece.


Bécal, Cam. Mayo 14, 2022.
 
 

Texto y foto: Enviados por Teresita Durán Vela, el 14 de mayo de 2022.