Inicio de la página
Comentarios, artículos, columnas...
 

Letras de abril

(20 de abril de 2020)
 
 

Las mujeres han sido artífices de innumerables hechos a lo largo de la historia de la humanidad. Desde tiempos inmemoriales, sus voces no han sido silenciadas. Aunque pasaron siglos en reconocer la valiente participación femenina, ahora, se sabe, de la secreta y arriesgada contribución al servicio de las causas liberales durante otros siglos.

Revolucionarias para sus tiempos, promotoras de la libertad; su pensamiento a través de sus escritos, simbolizan el aliento emancipador de la palabra. He aquí tres voces: Sor Juana Inés de la Cruz, Leona Vicario y Carmen de la Fuente, dejaron testimonio de sus ideales, creadoras de valiosas aportaciones literarias en nuestra lengua.

Sor Juana Inés de la Cruz

Falleció el 17 de abril de 1695. Sor Juana Inés de la Cruz, máxima figura femenina de la literatura novohispana; su sensibilidad puso al descubierto la pasión por la cultura, las letras y una oscura represión del erotismo de las mujeres de su época.

Entre sus obras notables, destacan Respuesta a Sor Filotea de la Cruz, El divino narciso, Primero sueño, Neptuno alegórico, Los empeños de una casa, la segunda Celestina, Amor es más laberinto. Su religiosidad alimentó la pureza de nobles sentimientos, su inteligencia se manifestó en diversos textos: oraciones, sonetos, redondillas, cartas y demás escritos que guardan el misterio de una vocación y el talento de una talentosa mujer.

En su honor, cada 12 de noviembre -fecha de su natalicio- los mexicanos evocamos a la insigne “Décima musa”, pues desde 1979, por decreto presidencial, celebramos el “Día nacional del libro”.

Leona Vicario

Nació el 10 de abril de 1789.  Tuvo la  valentía para utilizar la escritura, mandando mensajes, informando a los caudillos y publicar sus textos en los periódicos: Semanario Patriótico Americano, El Ilustrador Americano, El Federalista. Su discreta comunicación se hizo del dominio de los realistas, fue encarcelada varias veces, despojada de sus bienes y amenazada. En su poema Libertad y tiranía, desnudó sus ideales. Ha sido considerada primera mujer periodista insurgente.

Carmen de la Fuente

Nació el 10 de abril de 1915. Apasionada por las letras, insaciable de la poesía, la narrativa, ensayos, cánones pedagógicos y la lengua española.

Como escritora, enriqueció el legado de la literatura contemporánea en nuestro idioma: De la llama sedienta (1952), Canto al hombre, Ánforas de abril, Entre combate y tregua, Procesión de la memoria, Canto a Lázaro Cárdenas… parte de las obras que coronan su extraordinaria vocación y disciplina en el cosmos de las letras; hilvana episodios reales y ficticios en sus versos. Escribió crítica literaria, teatro, crónica y literatura infantil; además de poeta, fue traductora, editora y docente en el Politécnico Nacional. Ésta institución editó Viajera por un siglo, título genérico que en cuatro tomos rescata la mayor parte de su obra.

Como dramaturga publicó Neruda en el corazón, Entre pasiones, Morir por la patria, Resurrección de Quetzalcóatl, Netzahualcóyotl: la triple alianza, por citar algunos títulos. Su  singular cualidad para seducir con las palabras, su mensaje y esencia están impregnados en las estrofas del Himno al Instituto Politécnico Nacional, mismo que se cantó por primera vez en el XXV aniversario de la fundación del IPN. Falleció el 13 de octubre de 2013.

En ocasión de la celebración del Día Internacional del Libro y Derecho de Autor –23 de abril- , asomemos nuestros ojos a la obra de estas generosas mujeres… la lectura acerca nuestra mirada a horizontes lejanos, encamina a nuevas fontanas del saber…

20 de abril de 2020.

 
 
 
Texto y fotos: Enviados por Teresita Durán Vela, el 20 de abril de 2020