Inicio de la página
Comentarios, artículos, columnas...
 

Atenea Becaleña. Cultura y servicio

(6 de abril de 2020)
 
 

Imposible olvidar la primavera de 1994… el nacimiento de la Asociación Artística y Cultural Atenea Becaleña, ésta llenó un vacío en la memoria histórica de la Cuna del sombrero de jipi y palma, durante la segunda mitad del siglo XX. Después de la desaparición (sin fecha exacta) de las llamadas Sociedades Juventud Becaleña y Flor del Jipi -a finales de la década de los sesenta-, existió un período indiferente para el entretenimiento, la cultura y expresiones artísticas en la población. Ese tiempo, coincidió con el apogeo del tejido en las cuevas, producción y comercialización de sombreros de palma y jipi.

En 1963, la creación de la Sociedad Cooperativa de Producción de Sombreros de jipi y palma R.L impulsó junto con la Cooperativa “Sombreros becaleños” del barrio Carlos Rivas, la realización de actividades comunitarias, con énfasis en el aspecto económico. Las Cooperativas concentraron centenares de artesanos; la prioridad fue “tejer para comer”, las artes pasaron a segundo plano. Las alternativas para el entrenamiento y apreciación artística en el poblado se limitaron a veladas, festivales escolares, bailes populares, gremios y las películas que proyectaban en los cinemas “Plaza” e “Ideal”.

Regresan a mi mente las palabras de don Francisco Ordóñez Pérez (Don Elín): “es tiempo de que Bécal tenga una asociación cultural, deportiva y artística, que hayan personas que quieran su pueblo y dediquen su tiempo a la cultura y el deporte…”, “luego nos quejamos -los becaleños- ¿por qué en otros lugares sí? y nosotros no podemos…” Ese clamor hizo eco en algunas personas.

Al poco tiempo, en la calidez del hogar del profesor Gualberto Salazar Centeno (Q.E.P.D.), asistí como invitada, junto con Lucino Aponte Valle (Q.E.P.D.), José Centurión Gallareta, Antonio Montero Pérez, Aroldo Góngora Góngora (Q.E.P.D.), Alfredo Collí Pool (Q.E.P.D.), Artemio Salazar Herrera (Q.E.P.D) y don Elín, a una reunión para platicar acerca del proyecto de conformar una asociación, no lucrativa y sin compromisos partidistas, unidos e inspirados por el amor a la tierra natal.

 
 

La animosidad manifiesta de los asistentes motivó a tomar cartas en el asunto. El 4  de abril de 1994, contagiados por aquel optimismo, seducidos por las virtudes de la diosa griega Atenea, se creó la Asociación Artística y Cultural Atenea Becaleña, bajo el lema “Por el fomento y la superación de la cultura y el arte”. Una sociedad civil,  legalmente constituida, apolítica, sin fines de lucro ni creencia religiosa. Siendo el primer Presidente, Gualberto Salazar Centeno.

El proyecto atrajo a hombres y mujeres con alguna aptitud artística, dispuestos a ofrecer tiempo, recursos y aliento para escribir un nuevo capítulo, en el devenir del pueblo y su progreso. Un proyecto colectivo con impacto comunitario.

Desde su origen, familiares, amigos, nativos y foráneos, confortaron el dinamismo de los fundadores. Paulatinamente, se integraron más asociados, ligados al ideal de impulsar el gusto por las artes, ofrecer festivales, programas y actividades gratuitas para la convivencia familiar, entretenimiento de la juventud y comunidad.

Durante veintiséis años, su incansable tarea mediante diferentes actividades ha mantenido su vigencia en el gusto popular y reconocimiento, en otros lugares de Campeche y Yucatán. La comunicación con Sociedades de Calkiní, Dzitbalché, Halachó, Maxcanú, Ticul, Umán y Tekax, reafirma vínculos de hermandad, abona a nuestra naturaleza social e identidad cultural.

Más de dos décadas de esfuerzos, altibajos económicos, pérdida de socios fundadores, distanciamiento de algunos integrantes e incompatibilidad pasajera, la agrupación continúa con sus planes. Aun en tiempos hostiles, el espíritu de la Asociación, resplandecerá…

Es tiempo de renovar el ánimo y voluntades para preservar los ideales auténticos; reavivar el pasado, con miras a nuevas intenciones, en busca de socios dispuestos a escribir más páginas de esta Asociación Civil. Una alternativa para el gusto por la cultura en las nuevas generaciones, de nuestra proverbial Villa de Bécal.

Larga vida a la Atenea Becaleña… Enhorabuena por su XXVI Aniversario.

 
 
 
Texto y fotos (1 y 2): Enviados por Teresita Durán Vela, el 6 de abril de 2020 / Foto 3: Santiago Canto Sosa, 15 de junio de 2013