Inicio de la página
Comentarios, artículos, columnas...
 

Justicia para mujeres. Exigencia colectiva

(8 de marzo de 2020)
 

Que la sororidad
sea río, luz, fuego;
eco inquebrantable del silencio,
expresión de libertad y vida.
(Teresita Durán. 8. 03.2020) 

 
Imagen enviada por Teresita Durán. 8 de marzo de 2020
 

Apenas en noviembre pasado, con motivo del día internacional de la eliminación de la violencia contra las mujeres, escribí las siguientes líneas: “La violencia contra las niñas y adolescentes es una de las agresiones más estremecedoras y preocupantes en los últimos años, una de las principales amenazas a sus derechos”… merecen “Una vida sin violencia desde la niñez”.

Apenas han transcurrido dos meses del presente año, la situación en México se agrava. Sucesos trágicos, aberrantes, inhumanos contra menores de edad convulsionan a la sociedad mexicana; colocan al país en centro de atención ante la comunidad internacional.

Save the children México informa que 7 de cada 10 infantes son víctimas de algún tipo de violencia, cada día 3 mueren; en los últimos años, recibieron servicios de salud 317 996 menores de edad debido a violencia sexual; lo anterior posiciona a nuestra nación en el primer lugar de violencia en la OCDE. ¿Por qué se ha recrudecido la violencia hacia la niñez? ¿Qué ha pasado con los padres y madres de esos pequeños? ¿Cómo influyen el desempleo, la impunidad, inseguridad social y desintegración en la educación familiar? ¿Qué pasó México?

Al hacer una revisión y análisis del contenido de algunos medios impresos (periódicos, revistas), programas de televisión, reportajes, noticiarios, sitios de internet, redes digitales, etc… el contenido de la violencia, maltrato, abuso, explotación, homicidio, secuestro es constante; más niñas y mujeres son víctimas de tales agresiones; delitos sin castigo, casos silenciados (la mayoría de las veces) por amenazas de los agresores; desconfianza hacia las instituciones impartidoras de justicia, prejuicios  y vergüenza. Por citar un dato de la Redacción AN (Aristegui Noticias, 19.02.2020) “10 mujeres son asesinadas diario, 99.9% de los casos en total impunidad”. ¡Ya basta!

En ciudades grandes o pequeñas, poblados o rancherías del vasto territorio nacional, en este momento alguna está siendo víctima de algún tipo de atentado, se atropella la dignidad y la vida de féminas. Una mirada a la vida de las niñas en zonas peligrosas, regiones en conflicto, separadas de sus familias, abandonadas por sus padres, utilizadas por terceros, explotadas sexualmente, en trabajos forzados; embarazadas prematuramente o maltratadas físicamente, son escenarios de una realidad mexicana indeseable.

Acontecimientos lamentables tiñen el presente y futuro de millares de pequeños, casos preocupantes porque son referentes de violencia, convertidas en práctica generalizada en diversos contextos sociales sin que existan procedimientos legales que penalicen esos hechos.

La violencia se ha apoderado lentamente, el efecto está a la vista… puede ser un bebé, menor de edad, adolescente, joven, adulta, anciana… la violencia de género crece, feminicidios aumentan, aun cuando más mujeres unen sus voces y voluntades para demandar a los gobiernos, aplicación de la ley, protección de sus derechos humanos y seguridad, hasta ahora, las demandas ciudadanas no han sido escuchadas.

Ante el inminente crecimiento de feminicidios, violencia de género en el país y la nula respuesta de los  gobiernos federal y estatal, ante diversas expresiones de justicia y seguridad; activistas y grupos de mujeres convocan #UnDíaSinMujeres, a las mexicanas a unirse al paro nacional, para el 9 de marzo –un día después de recordar el día internacional de la mujer–, una iniciativa pública cuyo origen es el hartazgo por impunidad y pasividad ante una política sesgada del marco legal para proteger y garantizar una vida para las mexicanas libre de violencia; un llamado social para promover la cultura del respeto y equidad de género.

Las voces unidas de las mexicanas quebrarán el silencio… serán eco de historias calladas… símbolo colectivo que demande una infancia protegida, juventud segura y una vida en paz, libre de violencia para todas las mujeres.

El 8 y el 9 de marzo serán dos fechas históricas en el país; la movilización de las mujeres, en los rincones del territorio mexicano, será una expresión colectiva, solidaria; una exigencia social en busca de la igualdad, justicia y respeto a la vida de las mujeres.

 
Imagen enviada por Teresita Durán. 8 de marzo de 2020
 
 
Texto: Enviado por Teresita Durán Vela, el 8 de marzo de 2020