Inicio de la página
Comentarios, artículos, columnas...
 

Fiestas Decembrinas

(18 de diciembre de 2019) - Artículos, comentarios... 2019
 
Concurso de Ramas, organizado por la Casa de Cultura
Foto: Santiago Canto Sosa, 13 de diciembre de 2019
 

Después del recuento de los días del año, momentos gratificantes, metas cumplidas, compromisos pendientes, deudas económicas, uno que otro rencor escondido y la pasividad para dar el primer el paso en busca de los propósitos del 2019…  llegó diciembre. El  balance puede ser positivo, negativo… como resulte, agradezca despertar hoy; las horas venideras serán perfectas para disfrutar el día, así, al llegar la noche, estará agradecido, dispuesto a descansar, con voluntad renovada para continuar recibiendo bendiciones de la vida.

Entre ramas, villancicos, novenas y posadas, el ambiente decembrino pinta los días de color y celebración; tradicionalmente, el mes se vuelve festivo, religioso, renace la fe. La mejor época del año, donde afloran sentimientos, vivencias ocultas, algunas gratas y otras, de melancolía. Sin importar la intensidad emocional de estas fechas, el entorno brilla; centenares de lucecillas multicolores, esferas, globos, piñatas, árboles y decoración navideña inundan casas, edificios y sitios públicos. Un ambiente de luz.

Desde luego, habrá personas y familias con apreciaciones diferentes, debido a su situación particular; el factor mental, situación económica y/o de salud, influyen en el estado anímico. Mientras, amigos, compañeros, familiares y vecinos celebran, posiblemente alguien atraviese un acontecimiento especial. El contexto se oscurece más, si abonamos peligro e inseguridad, violencia o impunidad. Aunque abunde el colorido exterior, en el interior de las personas quizá habite dolor, tristeza, impotencia, temor…

Tiempo de reflexión

El nacimiento de Cristo marcó la historia de la humanidad. La víspera de la Navidad es parte de la preparación espiritual para el recibimiento del hijo de Dios –según la religión católica- la noche del 24 de diciembre; las armaduras recias de las personas, aflojarán, para dar paso a los abrazos, saludos afectuosos. Una velada de buenos deseos.

 
Demostración de Villancicos. Zona 017 de Educación Preescolar
Foto: Santiago Canto Sosa, 17 de diciembre de 2019
 

El advenimiento de El Salvador resucita la fe en los creyentes, renace en las plegarias; se aviva la llama del calor humano que tanta falta hace en los hogares; en lugares donde la violencia brota permanentemente, comunidades donde el odio rompe el respeto y convivencia. Creer o no creer es respetable, lo que sí es vital, es la conciencia de que existimos, somos parte de esta gran aldea social.

El espíritu navideño es como un céfiro de alegrías –aunque a veces de tristezas-, evocaciones de quienes adelantaron su viaje; resurgen vivencias de angustia ante la enfermedad de algún ser querido, la pérdida del padre, el abandono de la  pareja o la despedida de los hijos.

Sea la magia de la Navidad, manto que arrope pensamientos positivos para ser hombres y mujeres de bien; cada día, sea oportunidad  para retomar el camino, amar y perdonar, el perdón es un alimento para el alma.

Durante los días venideros, permita a sus manos ser generosas con los otros; comparta el pan con los que no tienen, ofrezca lealtad a los amigos; abrace a los pequeños, acompañe a los ancianos, salude al vecino de la esquina, visite a su hermano, ore por sus seres queridos, deseche palabras insultantes, sustituya su lenguaje ofensivo por mensajes positivos; mire al cielo, en busca de la estrella de Belén, encontrará una lucecita, guiará el camino hacia la esperanza.

Llegará la Navidad, a su paso dejará una estela de emociones y recuerdos. Las nochebuenas son irrepetibles. Apreciable seguidor de estas líneas, hago votos para que en su corazón reine la alegría; en su hogar,  paz; con sus seres queridos, salud y armonía durante los próximos días del 2020. ¡Felices fiestas!

Diciembre 2019.

 
Árbol y trineo navideños, colocados por el Ayuntamiento
Foto: Santiago Canto Sosa, 18 de diciembre de 2019
 
 
Texto: Enviado por Teresita Durán Vela, el 18 de diciembre de 2019