Inicio de la página
Comentarios, artículos, columnas...
 

Otoño Cultural

(2 de octubre de 2019) - Artículos, comentarios... 2019
 

El equinoccio de otoño en la tierra de los mayas, irradia de sabiduría a sus habitantes; desde tiempos remotos da cuenta de sus orígenes; la civilización y el patrimonio de Can Pech, tesoro milenario que perdura.

Cada época tiene sus particularidades, de territorio maya a ciudad colonial, el misterio encantador del mar y la tierra, de antepasados a sociedad de hoy, se han tejido varios episodios de lucha y renacimiento. Imposible negar que antes del virreinato existió una cultura, una población cuyas creencias, conocimientos, valores definieron la cosmovisión que con el mestizaje dio paso a una realidad de otros siglos.

Desde el antiguo cacicazgo de Ah Canul hasta las corrientes del río Palizada, se extiende la fronda de los árboles, el colorido de flamboyanes, la fragancia de limonares; espesura de pastizales, la dureza de ciricotes, robles y cedros. Paisajes naturales esbozan la belleza campirana, junglas oscuras del verde de los valles de Edzná y Yohaltún, la selva de Calakmul -patrimonio mixto- y esperanzador de vida en los Petenes. Un conjunto de postales de flora y fauna, regalos de natura adornan la extensa geografía estatal.

 
 

San Francisco de Campeche

 

Octubre es historia y algarabía. Desde el primer día del mes, la conmemoración del aniversario de Titulación de la Ciudad, la fundación de San Francisco de Campeche, las fiestas patronales en honor a San Francisco de Asís, son tan sólo algunos motivos para hacer una jornada de festividades artísticas, religiosas y culturales.

La ciudad centenaria, apostada a orillas del mar en el mundo maya, deja renacer su belleza en el colorido de sus paredes, en la sincronía arquitectónica, en simétricos ventanales de herrería que bañan de frescura antiguas casonas, zaguanes y habitaciones. Cada piedra murmura el silencio y los secretos de sus huéspedes; esconde el eco del llanto infantil, de la mujer enamorada; resguarda carcajadas de doncellas y los consejos de la abuela, ¡si las paredes hablaran!  ¡Cuántas historias volarían!

Inigualable centro histórico de estilo arquitectónico y fortaleza militar, enmarcan el paisaje citadino, seducido por la tranquilidad de la bahía, el coqueteo del ocaso cuando besa las olas, tardes ruborizadas acarician a la Novia del mar. Fascinante paisaje marino cuando atardece.

 
 

Música de colores

 

La música de los poetas florece con la aurora, versos desprendidos al compás del viento, en la lejanía del horizonte; navega en las cálidas aguas del golfo, mientras mar adentro se divisan dos espigadas torres blancas, custodiando el majestuoso recinto amurallado. ¡Campeche la ciudad viva!

Al compás de la charanga, vibra la emoción; las mujeres lucen toda hermosura, relucen orgullosas, vistiendo el traje regional, faldas con vivos colores, encajes de espuma, bordados exquisitos y finos rebozos. En tanto, los varones con gallardía revelan fortaleza, laboriosidad y entrega en la fiesta de la vida; atributo de la campechanía.

La algarabía de las fiestas en octubre se percibe en las aulas escolares, paseos y desfiles en calles y plazas municipales, rostros alegres en murales rurales y urbanos, miradas angelicales contagian vitalidad; el legado cultural está en los ritmos y colores. El otoño cultural fortalece identidad y sentimiento de pertenencia.

¡Campeche es tradición, sabiduría que perdura!

 
 
 
Texto: Enviado por Teresita Durán; 29 de septiembre de 2019 / Fotos: Santiago Canto Sosa, 2019