Inicio de la página
Comentarios, artículos, columnas...
 

Día del maestro en México

(15 de mayo de 2019) - Artículos, comentarios... 2019
Clase en la escuela primaria "Mateo Reyes" (curso 1974-1975)
 

La celebración mexicana del día del maestro se remonta a 1918, avalada por el Presidente Venustiano Carranza, desde la aprobación que hiciera el Congreso de la Unión a la fecha, sigue siendo hasta hoy, una fecha especial para los hombres y mujeres que dedican su tiempo al servicio docente.

Con el devenir de los años, la concepción e imagen social de la profesión se ha transformado: el reconocimiento al maestro rural en la época postrevolucionaria, el desempeño de los docentes durante el tiempo de Lázaro Cárdenas, el Acuerdo Nacional para la Modernización Educativa de los noventa, la reforma del 2013 y sus repercusiones en el magisterio; la recién avalada reforma legislativa en materia educativa, han trastocado las conductas y valores del magisterio nacional.

El gobierno federal en turno, el momento histórico político y la economía, determinan el rumbo de la historia de la educación pública, ésta a su vez perfila las actitudes y la identidad del maestro en cada época. En todos los tiempos y procesos, el magisterio nacional tiene importancia como colectivo;  en lo individual, cada profesor cifra su desempeño a partir de sus prácticas, así habrán aquellos reconocidos o descalificados por la sociedad.

Independientemente de los gobiernos, la maestra o el maestro tienen un lugar especial en la vida de los pueblos, su quehacer contribuye a la formación de los niños, interviene en el comportamiento y aspiraciones de los adolescentes, motiva a los jóvenes a perseverar para concluir los estudios y alcanzar la cristalización en su etapa productiva.

Actualmente, elegir ser maestro, cursar estudios en alguna escuela Normal o aspirar a una plaza docente en educación básica o media superior, tiene que ser una elección razonada. El novel profesionista se someterá no sólo a un primer concurso sino a un proceso de introspección individual al momento de tomar la decisión, pues estará en juego, la inversión de su tiempo, su vida presente, la responsabilidad que conlleva el ejercicio  docente y el trabajo en el servicio público.

 
Pintura en la Normal de Licenciatura en Educación Primaria (2002)
 

Para ser maestro, no es suficiente el certificado de estudios, el título, la cédula profesional, aprobar el examen, pasar la prueba psicométrica, lograr una status idóneo y adquirir la plaza, también se requieren actitudes positivas, habilidades didácticas, conocimientos, valores éticos, y aptitudes específicas, según el nivel o asignatura. El ingreso al servicio profesional docente se convierte en un paso importante en el futuro personal, familiar y laboral; las expectativas y el proyecto de vida profesional impulsan una carrera de éxito.

El día del maestro en nuestro país, responde a una fecha simbólica y  convencional; sin embargo, un día no es suficiente para la  celebración, es una evocación permanente, no basta un día de fiesta, sino la sucesión de ciclos gratificantes y aprendizajes en la vida escolar, el disfrute de las victorias estudiantiles, la satisfacción del logro de resultados favorables, la emoción al recibir un incentivo, la alegría por la alegría misma de los alumnos, la recompensa por la responsabilidad, el respeto expresado por padres de familia, autoridades y el profesionalismo con que desempeña la docencia, esa es una justa celebración.

El 15 de mayo es la fecha oficial para los mexicanos, para los maestros son todos los días del ejercicio docente, de la vida en las aulas, la convivencia escolar, camaradería estudiantil y laboral.

Maestros en servicio

Enhorabuena maestros, su obra es el cimiento de un futuro prometedor, retomen el timón, honren la profesión, cultiven el saber y contribuyan a edificar el presente de sus alumnos porque ellos serán en las próximas décadas, el pueblo laborioso que velará por la prosperidad de esta nación. Ser maestro no es una tarea fácil, es el ejercicio continuo lo que perfila la excelencia; el éxito se basa en la disciplina, voluntad, sensibilidad e inteligencia con que se actúa en esta generosa profesión.

Para quienes llevan un camino recorrido en la profesión o están iniciando, los invito a leer Pasión por enseñar (Christopher Day), es un aliciente estupendo para promover la autoestima, sacudirse del estancamiento profesional, liberarse de las cadenas de la frustración o remover las emociones y sentimientos añejados que no impiden apreciar las bondades del ejercicio docente. En estos tiempos, rezagarse o elegir la apatía como estilo de vida laboral, es negarse crecimiento personal. Si la tierra gira, la sangre circula, las olas vienen y van, los girasoles cambian, entonces ¿por qué mantener inmóvil el pensamiento y la vida del maestro?

 
El Ayuntamiento de Calkiní 1992-1994 celebra el Día del Maestro
 

Maestros en retiro

Con base a la normatividad vigente, en la educación pública –al menos en educación básica– la legislación establece con claridad los tiempos, formas y condiciones para el retiro. La edad, los años de cotización, la salud y la calidad del ambiente laboral, influyen en la toma de decisiones: continuar o jubilarse.

Después de décadas de servicio en la educación, los trabajadores de la educación están en posibilidades de retirarse. Si bien, desempeñaron un trabajo, éste fue remunerado. Llegado el momento, se despidieron de las aulas, sustituyeron los festivales y ceremonias cívicas por instantes familiares o pasatiempos. Las jornadas escolares almacenaron sentimientos.

Las experiencias adquiridas durante el ejercicio docente definen el conjunto de aprendizajes y recuerdos que durante las etapas de la carrera se atesoran. Cada ciclo escolar involuntariamente, abona un sinfín de emociones y vivencias. Arribar a la etapa de retiro, puede ser un desafío, un shock o, simplemente, el momento anhelado.

Los maestros jubilados escribieron su propia historia profesional, merecen reconocimiento, respeto y agradecimiento; contribuyeron a la formación de centenares de alumnos –quizá muchos de ellos ahora profesionistas-, su labor educadora moldeó la personalidad de jóvenes; con su ejemplo, inspiraron a los hombres y mujeres, ahora padres y madres de familia. Su trabajo favoreció el desarrollo de las comunidades; a su paso, dejaron semillas del saber y acercaron a nuevos horizontes a los habitantes de los pueblos.

Los maestros retirados experimentan una etapa jubilosa en sus vidas. A través de estas líneas, expreso gratitud y admiración por tan loable labor realizada durante décadas.

Los maestros son indispensables para formar a las generaciones de este milenio: para todos ellos (en servicio o jubilados) en la escuela o fuera de ella, seguirán siendo un oasis del saber. Ejemplo y luz.

15 de mayo 2019.

 
Ofrenda Floral en la Plaza del Maestro. 15 de mayo de 2019
 
 
Texto: Enviado por Teresita Durán, mayo de 2019 / Fotos: Archivo de Santiago Canto Sosa