Inicio de la página
Comentarios, artículos, columnas...
 

Asociación Artística y Cultural Atenea Becaleña (reseña)

(2 de abril de 2019) - Artículos, comentarios... 2019
 
CREACIÓN
 

En la primavera de 1994, surgió el anhelo de formar una agrupación que diera cobijo a la música, poesía y canto, impulso al talento de hombres y mujeres de Bécal. Contagiados por el optimismo y la inspiración de la diosa griega Atenea, el 4 de abril de ese mismo año se creó la Asociación Artística y Cultural Atenea Becaleña, bajo el lema “Por el fomento y la superación de la cultura y el arte”. Una sociedad civil legalmente constituida, apolítica, sin fines de lucro ni creencia religiosa.

Destacan como socios fundadores: Gualberto Salazar Centeno (Q.E.P.D), Lucino Aponte Valle (Q.E.P.D), Aroldo Góngora Góngora (Q.E.P.D), Teresita de Jesús Durán Vela, José Mercedes Centurión Gallareta, Antonio Montero Pérez, Alfredo Collí Pool (Q.E.P.D.), Artemio Salazar Herrera (Q.E.P.D).

En los años siguientes, se integraron al grupo: Álvaro Villanueva Martín, Antonio Chablé Brito, Helena Lara Preciat (Q.E.P.D), Artemio Castillo, Alba del Socorro Castillo, Miguel Ordóñez Chí, Jorge Aponte Lara, Luis Chí Góngora (Q.E.P.D), Guadalupe Acosta, Francisco Chablé (Q.E.P.D.), Benjamín Quiñones, Carlos Chablé, Roger Pacheco Uc, Enrique Herrera Marín (Q.E.P.D).

Conforme fueron pasando los años, el grupo fue ampliando su membresía, fortaleciéndose con la participación destacada de Luis Herrera, José Concepción Góngora, Arturo Laviada Castillo, Fernando Ferráez Osorio, José Germán González Uc, Jaime Celis Trejo, Ricardo Gallareta Montero, Paola Uscanga Hernández y Santiago Chan Ucán.

Gracias al gusto por la trova y al interés de ser parte de la agrupación cultural, Virgilio Soberanis, Otilio Keb y Loyda Chávez, originarios de Maxcanú, Yucatán y cantantes del trío La Bella Época, hicieron suyos los principios de la Asociación; se convirtieron en miembros honorarios y compañeros leales, participantes activos en festivales y presentaciones artísticas.

Desde su génesis, el dinamismo de sus integrantes fortalecido con el talento artístico, el compromiso con la tarea de promover el gusto por las artes e impulsar el desarrollo de la población, ha sido el gallardete de su historia. Cada uno de los socios –en su momento- manifestó auténtico compromiso en los proyectos de trabajo y en las acciones emprendidas.

 
 

ESCUDO Y ESTANDARTE

 

El espíritu de la diosa griega, su poder y misticismo están presentes en el simbolismo y connotación que inspira esta Asociación. Así lo representa el estandarte de la autoría intelectual de la socia Teresita Durán, significa armonía de las artes como insignia del compromiso moral a favor de la cultura.

El primer estandarte fue donado por la familia Aponte Lara, confeccionado en la ciudad de Pachuca, Hidalgo; se estrenó en el Primer Festival Cultural (1996) y fue entregado a la Primera Embajadora por el Lic. Jorge Aponte Lara.

En el escudo se aprecian colores y atributos de los emblemas universales de las artes: música, teatro, literatura, junto a la estampa de la guitarra, instrumento singular que desde la fundación de la Asociación hasta estas fechas, es uno de los distintivos que corona su existencia, acompañada con la blancura del sombrero de jipi.

 

HIMNO

 

Inspirados en la generosidad de la diosa Atenea, como amantes de la cultura y comprometidos con el desarrollo de los pueblos, los socios fundadores Lucino Aponte Valle y Gualberto Salazar Centeno se inspiraron para crear el Himno Ateneísta, el primero, escribió las estrofas; el segundo, los acordes musicales.

Dicha composición fue interpretada por primera vez en el Festival del II Aniversario de la agrupación, celebrado el 12 de abril de 1996.

 
 

PRIMERA EMBAJADORA

 

La Primera Embajadora fue la Srita. Teresita de Jesús Durán Vela; recibió la banda simbólica en el marco del Primer Festival Cultural, celebrado el 12 de abril de 1996 en la Sala de fiestas Pacheco, contando con la actuación del grupo Uh kah yil ka’h bajo la dirección musical de Laura Rubio Cervera.

 

CONSTANCIA Y LABOR

 

Dicha agrupación surgió como un espacio ideal para la convivencia familiar, una alternativa para el entretenimiento de la juventud y un factor para el desarrollo cultural de la  comunidad. Su creación ofreció un halo de esperanza y progreso.

Durante más de veinte años, su incansable dinamismo a través de diferentes actividades artísticas y culturales, mantuvo su vigencia en el gusto popular y reconocimiento social. Aún con altibajos económicos, ausencia de los fundadores, distanciamiento de algunos socios, la agrupación continuó con sus proyectos comunitarios. La participación en programas de televisión local, radio XEBAL, actuación en festivales, participación en bailes de aniversario de Sociedades hermanas del municipio de Calkiní y ciudades vecinas del estado de Yucatán.

Hoy día, la Atenea Becaleña permanece como recuerdo. Es tiempo de renovar las voluntades y el espíritu  para preservar los ideales de la agrupación; reavivar el pasado con miras a nuevos proyectos y socios dispuestos a impulsar otras épocas de la agrupación que inspiren a conservar la existencia de la Asociación Civil como alternativa ciudadana  para el desarrollo cultural y social de las nuevas generaciones de la Villa de Bécal.

Larga vida a la Atenea Becaleña… Enhorabuena por su XXV Aniversario.

 
 
 
Texto y fotos: enviados por Teresita Durán, el 2 de abril de 2019