Inicio de la página
Comentarios, artículos, columnas...
 

Lenguas indígenas. Herencia

(21 de febrero de 2019) - Artículos, comentarios... 2019
 

Los  sonidos de la voz pincelan los colores del corazón
 y las formas del pensamiento que emanan
de la sabiduría de los pueblos indígenas.

(Teresita Durán. 02.2019)
 

La diversidad lingüística en el mundo es un bien cultural de pueblos y culturas, su uso ha sido vehículo del pensamiento y medio de comunicación entre las personas. Cada lengua tiene su propio origen, riesgos y transformaciones, según las necesidades, número de hablantes e influencias extranjeras de otros idiomas. En México, hoy día, las lenguas indígenas prevalecen en núcleos poblacionales ubicados en zonas con altos índices de marginalidad; cada vez disminuyen las familias cuya lengua materna no es una lengua indígena.

La lengua materna que se aprende en el hogar, no solamente es el medio para socializarse, es un lazo que une emocione y comparte conocimientos. Con el propósito preservar el pluralismo lingüístico y valorar las lenguas, la UNESCO estableció el 21 de febrero como Día Internacional de la Lengua Materna. La vitalidad de las lenguas, depende de sus usuarios, del interés de las políticas de los gobiernos para conservarlas; por ello, el apoyo internacional para conservar el patrimonio de los pueblos, la pérdida de una lengua representa un empobrecimiento para las culturas. Razones suficientes para que Naciones Unidas, decretara 2019 como Año Internacional de las Lenguas Indígenas, promoviendo en todo el  orbe, un diálogo intercultural que permita refirmar la identidad de los pueblos originarios, dando continuidad cultural y lingüística en esos grupos humanos.

Así lo ha expresado, Audrey Azoulay –Directora General de UNESCO-: "Los pueblos indígenas siempre han expresado su deseo de recibir educación en sus propios idiomas, tal como se estipula en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los derechos de los pueblos indígenas. Dado que 2019 es el Año Internacional de las Lenguas Indígenas, está dedicado al tema de las lenguas indígenas como factor de desarrollo, paz y reconciliación…”

En Campeche, la lengua maya –entre el grupo de lenguas indígenas predominantes- aun conserva el mayor número de hablantes, en comparación con el chol y tzetal. En los últimas décadas,   ha sido motivo de interés para su difusión y preservación  en las comunidades de las regiones del  Camino Real, Chenes y algunos poblados de Calakmul. La atención de algunos funcionarios en dependencias gubernamentales, para implementar un proyecto integral que permita rescatar, estudiar, promover y preservar la lengua originaria de estos lares, ha sido con escaso financiamiento y sin continuidad.

Si bien, existen espacios escolares, instituciones y recursos para atender el tema, los esfuerzos son dispersos, acciones aisladas que solamente resaltan en fechas conmemorativos del calendario internacional o nacional, sin que exista un verdadero compromiso estatal, con equidad y justicia orientados  al respeto de los derechos y legislación a favor  de las comunidades indígenas y sus habitantes, siendo éstos, herederos de una vasta riqueza, custodios de su propia identidad y patrimonio cultural..

Decano de los narradores en lengua maya

En la geografía peninsular yucateca, el Decano de los narradores en lengua maya –don Domingo Dzul Poot- nacido en Bécal, es de los pocos campechanos, cuya labor ha sido reconocida por el Instituto Nacional de Antropología e Historia, CONACULTA,

INALI e instituciones especializadas en el rescate y promoción de la oralidad en lenguas indígenas. Su experiencia como escritor, paleógrafo, narrador, traductor y conocedor de su lengua materna, aunado a la sabia orientación del doctor Alfredo Barrera Vásquez y el señor Ernesto D. Mathews, sus conocimientos se ampliaron, mismos que lo motivaron a escribir  relatos orales de su madre, cuentos  de la abuela. Sus  textos han sido publicados, con los títulos: Tradiciones literarias (1983), Cuentos mayas I (1985 y 2010), Cuentos mayas II (1986 y 2010), Leyendas y tradiciones históricas mayas (1987), Leyendas mayas (2002), Relatos que la abuela contaba (2010) y otras publicaciones inéditas.

Personas como él, valen mucho; sus habilidades lingüísticas lo distinguen como narrador y escritor. Con su voz hace renacer la oralidad de historias infantiles, fábulas y leyendas; su nombre brilla en certámenes, premios literarios y ferias del libro.

Don Domingo comparte la grandeza de su lengua materna, no la esconde, al contrario la muestra a propios y extraños. Su sencillez y humildad, sostienen el silencio de su andar; no pide, él ofrece su creatividad. Campechano nonagenario,  reposa en casa, trenzando más historias, tejiendo las palabras como los hilos del jipi para dibujar jícaras, pozos, milpas, campesinos, sombreros; creando historias de la cueva en su memoria para plasmarlas en el papel. Dejará a la posteridad  el legado de su  lengua. 

Su trayectoria literaria, aportaciones a la cultura, firme compromiso a favor del fomento y difusión de la maya; son algunas razones para que el Gobierno de Campeche, reconozca la generosidad de su sabiduría, y aprecien el amor a la tierra. En mi opinión, tiene méritos suficientes, para recibir el homenaje del pueblo y gobierno de su estado. Gracias a la escritura, sus textos permanecerán en el tiempo; de la memoria del hombre, a la fuente del saber.

Sirva el marco de la celebración de las lenguas maternas, para elogiar la labor de escritores en  maya, reconocer su interés por preservar las raíces de un sistema lingüístico vivo, heredado por generaciones pasadas. Afortunados los que aprendieron desde pequeños el idioma de los abuelos, orgullosos de la riqueza de su origen y custodios del tesoro filológico guardado en las primeras palabras de su madre, en  frases escondidas en consejos, conversaciones familiares y relatos cotidianos.

Desde este medio, quien esto escribe, brindo un reconocimiento a los artesanos de la palabra; no importa si sus nombres figuran o no en los catálogos nacionales o internacionales de escritores, sus huellas marcarán el paso a nuevas generaciones. Que la fama no apague la sensibilidad del hombre, al contrario la ilumine para compartir el esplendor de su lengua materna.

San Francisco de Campeche, Cam. 21 de febrero 2019.

 
 
 
Texto: enviado por Teresita Durán, 21/02/2019 // Fotos: Santiago Canto Sosa, 2013 y 2005